Divine Word Missionaries


Animación espiritual


Back to
SVD Spiritual Animation
Members' Area
Site Map
Home

Animación Espiritual  

El Proceso de Discipulado y Transformación


>>>>> Mira en YouTube <<<<<

Hay un famoso episodio de un payaso de circo que se percató de un incendio y fue a pedir ayuda. La conclusión es bien conocida por la mayoría de los lectores. Hay otro episodio muy interesante relacionado con la fiesta de la Exaltación de la Santa Cruz. Este episodio está relacionado no con el hallazgo de la Cruz de Jesús por Santa Elena, sino con el regreso de la Cruz desde el Imperio Persa.

El emperador Heraclio quería llevar la cruz sobre su espalda como lo había hecho Jesús según los Evangelios; pero ni siquiera pudo dar un paso debido al peso, como si alguien lo estuviera reteniendo. El Patriarca le dijo entonces al Emperador que Jesús llevaba la Cruz sobre su cuerpo desnudo y herido. El emperador se quitó todo su atuendo real y entonces pudo llevar (Exaltar) la Cruz de Nuestro Señor Jesucristo.

Cuando hablas del discipulado como un viaje hacia una transformación total de ti mismo, debes tener presente este episodio. La transformación, en primer lugar, no es para mi autoestima. Morir para sí mismo y vivir para Cristo o dejarlo vivir en ti no es una cuestión de orgullo; es algo muy doloroso. San Pablo mismo y otros discípulos, como se menciona en los Hechos de los Apóstoles, se regocijaron no cuando la gente se convertía y se bautizaba, sino que se regocijaron cuando fueron golpeados por orden del Sanedrín o por la gente corriente.

El discipulado, como camino hacia la transformación, no es un viaje hacia el monte Tabor, dirigido a una transfiguración gloriosa, sino un viaje de descenso por la montaña de la gloria y de subida por la montaña del Calvario. Los discípulos se transformaron en su llamada misionero a lo largo de este camino al Calvario, llevando la cruz sobre sus cuerpos desnudos y heridos.

La gracia sobrenatural se encuentra o se recibe cuando estás en este camino de vergüenza, derrota, luchas personales y pecado. A lo largo del camino de la misión en Rusia, los momentos de gracia han sido aquellos en los que te sentías cansado y exhausto, cuando sentías que no te necesitaban aquí. En ese momento es exactamente cuando Cristo pudo entrar de facto: cuando comenzaste a desvanecerte, Él pudo hacer brillar su Luz. En ese momento fue cuando, no yo, sino él actuó, perdonó, sanó y sonrió.

Una vida así, una llamada así, es realmente preciosa. Pero, para poder proclamar la Palabra de Dios, es decir, Jesús, debemos abrazar sin temor e incluso sin vergüenza los fracasos, las caídas, los rechazos y los límites de nuestra vida y en nuestra vida. Solo entonces Dios podrá transformarnos en sus heraldos. Entonces, podremos, como Juan el Bautista, mostrar a la gente dónde está Cristo, o en realidad, Cristo se mostrará en nosotros, heridos y derrotados.

P. Harald Jude Menezes , SVD

d

AJS-Spiritual Animation