Saturday, June 23, 2012

CAG: 50 Years of Service - 50 Años de Servicio

"I always felt my first duty was to care for the spiritual development, the soul of the mission house. A congregation can only be effective when it is imbued with a good spirit... The most important task of a superior is the good formation of his confreres". Arnold Janssen

"Siempre sentí que mi primer deber era cuidar el desarrollo espiritual, el alma de la casa misionera. Una congregación sólo puede ser efectiva cuando está imbuida de un buen espíritu... La tarea más importante de un superior es la buena formación de sus cohermanos". Arnoldo Janssen

Capítulo celebra los 50 años del “Centro Ad Gentes”

El sábado 23 de junio, los capitulares han celebrado con gran júbilo los 50 años del Centro Ad Gentes. El lugar ha sido de gran importancia para la congregación. Fue iniciado durante el mandato del Superior General John Schutte con el objetivo de ser un centro de formación permanente y animación espiritual para toda la congregación.

Una de sus marcas fuertes fue el hecho de haber sido el lugar donde se escribió el borrador del documento ‘Ad Gentes’ del Concilio Vaticano II, que contó con la presencia del actual Papa Benedicto XVI, ya conocido en aquel entonces como el teólogo José Ratzinger. También pasaron por el centro los papas Juan XXIII y Pablo VI. Sobre la importancia de la celebración, el P. Michael McGuinness, praeses de la comunidad, dijo que “este centro internacional de formación permanente y espiritualidad ofrece a grupos de la iglesia y también fuera de ella la oportunidad de traer y compartir la riqueza de su cultura y misión. Siempre más se valora como un espacio tanto para los jóvenes como la tercera edad y grupos de laicos que ven en la diversidad una riqueza única a ser compartida”. Más detalles de la importancia del lugar pueden ser encontrados en la rica homilía hecha por el padre General Antonio Pernia durante la misa de Jubileo. Un interesante libro llamado “Yendo al oro” con la historia y la importancia del lugar fue distribuido a los participantes.

Un hecho interesante es que entre los capitulares está el Provincial de Italia, P. Geanfranco Maronese que estuvo como estudiante en la Eucaristía de la inauguración del centro cantando en la coral, y además fue ordenado sacerdote en la bella Iglesia del centro, construida en forma de barco.

Al final de día los capitulares han mostrado su creatividad a través de canciones, teatro y danzas folclóricas típicas de las diversas zonas. La riqueza de este compartir pueden ser verificadas en las fotografías de este nuestro blog.

Yendo al Oro

El Jubileo de Oro del Centro Ad Gentes, anteriormente llamado Casa del Terciado, confirma la gran importancia de su objetivo principal para nosotros como verbitas, que es la renovación personal de la vocación religioso-misionera de cada uno de nosotros en una comunidad de vida internacional y intercultural, gracias a la intución de nuestro fundador. Al mismo tiempo, el centro, recientemente renovado y con su nueva Visión quiere dar su bienvenida y servir a todos los que están necesitados de una revitalización espiritual y misionera que esté al servicio de los pueblos de nuestro mundo hoy día. Personalmente he sido muy enriquecido por el caminar junto con todos aquellos que participaron de los diferentes programas. También puedo testemoniar el maravilloso y tangible trabajo de la gracia, del amor de Dios en acción, en cada persona, tornándose más y más lo que Dios quiere que cada uno sea. Ha sido y será siempre una bendición para todos.

Tony Bon Pates, SVD
Director del Programa de Formación Permanente


Vigil Mass
Feast of the Birth of John the Baptist
24 June 2012
50th Anniversary of the Nemi Ad Gentes Center

Introduction to the Mass:

Today we celebrate the mass of the vigil of the feast of the Birth of John the Baptist. It is good to note that the feast of the Birth of the Precursor comes exactly six months before the feast of the Birth of the Savior, July 24th - December 25th. This is in line with the Gospel of Luke which tells us that the annunciation to Mary came during the sixth month of Elizabeth’s pregnancy. It is also interesting to note that the feast of the Birth of John the Baptist comes during the summer solstice, when the sun declines or decreases, while the feast of the Birth of the Savior comes during the winter solstice, when the light begins to grow again. This is a beautiful reminder of the words of John the Baptist: “I must decrease, he must increase”.

This feast provides a fitting context for our celebration of the golden jubilee of our Nemi International Renewal Center. Because for us, Divine Word Missionaries, and our mission partners, Nemi has been a place which offers the experience of renewing our missionary calling, like that of John the Baptist, to be messengers of the Divine Word – a calling which requires a spirituality whereby we seek to make it our life-task to “decrease” so that the Divine Word may “increase”. At the beginning of this mass, for the times that we failed to seek to decrease so that he may increase, let us ask for God’s forgiveness and mercy.

Homily:
Renewal and Internationality

Dear Confreres,

For Italians and the many tourists who come to Italy, Nemi is small and lovely town, nestled in the Alban Hills just outside Rome, overlooking a quiet lake and providing a scenic view of the Eternal City. For the SVD, however, Nemi is the location of its International Renewal Center, recently renamed Ad Gentes Center. For Divine Word Missionaries, therefore, and for their partners in mission, Nemi connotes “renewal” and “internationality”. Indeed, the experience both of renewal and of internationality has been the principal contribution of the Ad Gentes Center in Nemi to the life and mission of the Society of the Divine Word (SVD).

First, Renewal.
Long before “ongoing formation” became a common expression among religious and priests, our Founder was already convinced of the importance of periodic religious-missionary renewal for his priests and brothers. Already in 1898 he prescribed a spiritual renewal program of about 50 days for the priests who had been ordained for some years. In 1922, the superior general, Fr. Wilhelm Gier, laid down a similar rule in the constitutions and made it applicable to all confreres, not just to the priests. This was implemented only twice, in 1928 and 1930, at St. Augustine’s in Germany. The general chapter of 1947 underlined this constitution once more, but nothing concrete was done to implement it until 1958 when Fr. Johannes Schütte was elected superior general. Upon becoming superior general, Fr. Schütte resolved to implement this rule in the constitutions by means of a central house in Rome open to all members of the Society.

Thus was born in 1962, fifty years ago, the “Nemi Tertiate”, both in terms of the “Tertiate House” and the “Tertiate Program”. As we know, the first tertiate course was given from May to December 1962, and blessing of the Center was done in October 1962 by Superior General, Fr. Johannes Schütte, in the presence of Cardinal Thomas Tien and 23 SVD bishops who were in Rome for Vatican II.

In a certain sense, our Nemi Center is inextricably linked with Vatican II. Its birth coincided with the opening of the Council. One of the Council’s documents, the decree on the “Missionary Activity of the Church” (Ad Gentes), was drafted here in the “Tertiate house of the Society of the Divine Word”. The two popes of the Council came to visit our Tertiate House in Nemi – Pope John XXIII in August 1962 and Pope Paul VI some time later. And eventually, our Tertiate House in Nemi became the center for the updating of missionaries on the reforms introduced by the Council. Indeed, the spirit of Vatican II permeates this house. It is this same spirit that imbues the renewal that the Nemi Center offers to those who come here.

In the aftermath of Vatican II, the tertiate program naturally took the form of an aggiornamento or updating in theology and pastoral practice for religious missionaries who had a pre-Vatican II formation. The emphasis was on getting familiar with the reforms introduced by the Council through the traditional method of class lectures. Much later, when the missionaries who came to Nemi began to be those who had a post-Vatican II formation, the tertiate program took the form of a personal and spiritual renewal of one’s religious-missionary vocation through a process-oriented approach. Likewise, other courses came to be introduced – for biblical pastoral ministers, for formators, for missionaries of the 21st century, for confreres of the “third age”, etc.

One of these courses, the “Dei Verbum Course”, was introduced in 1987 in collaboration with the Catholic Biblical Federation (CBF). This course is meant for those already engaged, or are preparing themselves to be engaged, in the biblical pastoral ministry or the biblical apostolate around the world. As we know, this course is open not only to SVDs or religious and priests, but also to non-SVDs and the laity. This year marks the 25th anniversary of this course.

Whatever may be the specific objective of a course in Nemi, the enduring goal is always renewal – renewal of one’s following of the Lord and of one’s sharing in His mission. During the last twelve years, I have always made myself available to the SVD participants of the courses for a conversation. Practically every participant would take the opportunity to come and see me. In these conversations, not a few confreres have shared with me their profound experience of conversion as a result of the course they were participating in. This has humbled me, but at the same time, has convinced me of the genuine value of the Nemi courses.

Secondly, Internationality.
The experience of Nemi is also always an experience of interculturality. This has been a characteristic of the Nemi courses throughout the years. For the missionaries who come to Nemi bring along not only their different cultures of origin but also the various cultures of the people among whom they work in the missions. (Think of the mass the other day organized by ASPAC). Nemi, therefore, is truly a venue for the interaction of various cultures with the diversity of the cultural background and missionary experience of the participants. Not only does Nemi allow this cultural interaction, it also promotes and nurtures it. In Nemi, interculturality is seen as a value rather than a problem, and thus, the atmosphere is created to make it an experience that enriches, rather than impedes, community life and personal renewal.

Nemi has also been the location of many of the Society’s general chapters, the most recent being this ongoing XVII General Chapter. As we know, a general chapter gathers together delegates from all over the SVD world. The holding of general chapters in Nemi has therefore enhanced the experience of interculturality which Nemi offers.

Especially for us, SVD missionaries, Nemi has been an important meeting point for confreres originating from different nationalities and working in different countries. And this has led, in the words of c. 519, to the “strengthening of the family spirit of our international congregation”. Indeed, more than anywhere else in the Society, it is here in Nemi that a confrere experiences our interculturality and comes to appreciate our unity in diversity, our being “one heart, many faces”.

On the occasion of the 50 years of Nemi, as well as the 25 years of the “Dei Verbum Course”, I wish to thank, in the name of the whole Society, all the confreres, living and dead, who have served in Nemi throughout these years as rector or praeses, house treasurer, course director, spiritual director or simply a member of the Nemi community. In particular, I wish to thank the present Nemi community for welcoming us for this present general chapter and making us feel at home here during the chapter. The whole Society is greatly indebted to all the confreres, who have served in Nemi, for making Nemi a unique experience of renewal and interculturality. I ask the Lord to continue to bless them, as I join everyone in thanking the Lord for His many blessings on our Nemi International Center, the Ad Gentes Center.

MISA VESPERTINA
FIESTA DEL NACIMIENTO DE JUAN BAUTISTA
24 DE JUNIO DE 2012
50º ANIVERSARIO DEL CENTRO AD GENTES DE NEMI

Introducción a la Misa.

Hoy celebramos la misa vespertina de la fiesta del Nacimiento de Juan Bautista. Es bueno notar que esta fiesta acontece exactamente seis meses antes de la fiesta del nacimiento del Salvador (Junio 24-Diciembre 25). Esto esta en correlación con el evangelio de Lucas que nos relata la anunciación a María durante el sexto mes de embarazo de Elizabet. Es también interesante notar que la fiesta del nacimiento de Juan Bautista acontece durante el solsticio de verano, cuando el sol declina o decrece, mientras que la fiesta del nacimiento del Salvador sucede durante el solsticio de invierno, cuando la luz solar comienza a crecer nuevamente. Es una buena manera de recordarnos las palabras de juan Bautista: “Debo decrecer para que él crezca.”

Esta fiesta nos brinda el contexto apropiado para nuestra celebración del jubileo de oro de nuestro Centro Internacional de Renovación. Pues para nosotros, Misioneros del Verbo Divino, y nuestros colaboradores de misión, Nemi ha sido un lugar que ofrece experiencia de renovarnos en nuestra vocación misionera, como la de Juan Bautista, a ser mensajeros del Verbo Divino – una llamada que requiere una cierta espiritualidad donde buscamos hacer que en nuestra vida y tarea nosotros “vengamos a menos” para que el verbo Divino “crezca”.

Al iniciar esta eucaristía pidamos el perdón y la misericordia de Dios por las veces en que fallamos en este “decrecer” para que él crezca.

HOMILÍA
RENOVACIÓN E INTERNACIONALIDAD

Queridos cohermanos:

Para los Italianos y quienes llegan a Italia como turistas, Nemi es un pueblo pequeño y entrañable, anidado en las colinas Albanas en las afueras de Roma, contemplando un lago tranquilo y brindando un panorama escénico de la ciudad eterna. Para los SVD, sin embargo, Nemi es el lugar de su Centro internacional de renovación, recientemente bautizado como Centro Ad Gentes. Para los Misioneros del Verbo Divino, entonces, y para sus colaboradores de misión, Nemi connota “renovación” e “internacionalidad”. De hecho, ambas experiencias de renovación y de internacionalidad han sido la contribución principal del Centro Ad Gentes en Nemi a la vida y misión de la Congregación del Verbo Divino (SVD).

Primero, Renovación.
Mucho antes que la “formación permanente” fuese una expresión común entre los religiosos y sacerdotes, nuestro Fundador estaba convencido de la importancia de una renovación religioso-misionera periódica para nuestros sacerdotes y hermanos. Ya en 1898 prescribió un programa de renovación espiritual de unos 50 días para los sacerdotes que habían sido ordenados ya de algunos años. En 1922, el superior general, P. Wilhelm Gier, dejó marcada una norma similar en las constituciones y la hizo aplicable a todos los cohermanos, no solo a los sacerdotes. Esto se implementó sólo dos veces, en 1928 y 1930, en San Agustín, Alemania. El Capítulo General de 1947 subrayó esta constitución una vez más, pero nada concreto tuvo lugar para implementarla hasta 1958 cuando el P. Juan Schűtte fue elegido superior general. Una vez constituido superior general, el P. Schűtte decidió implementar esta norma en las cosntituciones a través de una casa central en Roma abierta a todos los miembros de la Congregación.

Así nació en 1962, hace 50 años, el “Terciado de Nemi”, tanto en el sentido de “casa” como en el sentido de “programa”. Como sabemos, el primer curso de terciado fue dado desde mayo hasta diciembre de 1962, y la bendición del Centro fue hecha en octubre de ese año por el Superior General P. Juan Schűtte, en presencia del Cardenal Thomas Tien y de 23 obispos verbitas que habían venido a Roma por el Vaticano II.

En cierto sentido, nuestro Centro de Nemi está estrechamente vinculado al Vaticano II. Su nacimiento coincidió con la apertura del concilio. Uno de los documentos conciliares, el decreto sobre la “Actividad Misionera de la Iglesia” (Ad Gentes), se redactó aquí en esta casa del terciado de la Congregación del Verbo Divino. Los dos Papas del Concilio vinieron a visitar nuestra Casa de Terciado en nemi (Juan XXIII en agosto de 1962 y Pablo VI un poco más tarde). Eventualmente, nuestra Casa de Terciado en Nemi se convirtió en el centro de actualización de misioneros respecto de las reformas introducidas por el Concilio. De hecho, el espíritu del Vaticano II se ha comprenetrado en esta casa. Es el mismo espíritu que permea la renovación que ofrece este centro a quienes llegan aquí.

Luego del Vaticano II, el programa del terciado tomó naturalmente la forma de un aggionamento o actualización en teología y práctica pastoral para los religiosos misioneros que habían tenido una formación pre-conciliar. El énfasis estaba puesto en familiarizarse con las reformas introducidas por el Concilio a través del método tradicional de clases dictadas. Mucho después, cuando los misioneros que venían a Nemi pertenecían ya a las generaciones que habían tenido una formación post-conciliar, el programa del terciado tomó la forma de una renovación personal y espiritual de la propia vocación religioso-misionera a través de un acercamiento de “proceso-orientado”. De igual manera, se fueron introduciendo otros cursos –para el apostolado pastoral bíblico, para los formadores, para los misioneros del siglo XXI, para cohermanos de la tercera edad, etc..

Uno de estos cursos, el “Curso Dei Verbum”, fue introducido en 1987 en colaboración con la Federación Bíblica Católica (FEBIC). Este curso se ofrece a quienes ya están comprometidos, o se están preparando para trabajar, en la pastoral bíblica o el apostolado bíblico en el mundo entero. Como sabemos, este curso está abierto no sólo a SVDs o religiosos y sacerdotes, sino también a no-verbitas y a los laicos. Este año se cumplen las bodas de plata de este curso.

Cualquiera sea el objetivo específico de un curso en Nemi, el objetivo permanente es siempre la renovación –renovación del seguimiento de la Palabra y del compartir Su misión. Durante los últimos 12 años, siempre me he manifestado disponible a los participantes verbitas de los cursos para conversar. Prácticamente, cada participante tomaría su oportunidad de venir y hablar conmigo. En estas conversaciones, no pocos cohermanos me han compartido su profunda experiencia de conversión como resultado del curso en el que participaban. Esto me ha hecho más humilde, pero al mismo tiempo me ha convencido del valor genuino de los cursos de Nemi.

Segundo, Internacionalidad.
La experiencia de Nemi es también una experiencia de interculturalidad. Esta ha sido una característica de los cursos de Nemi a través de los años. Pus los misioneros que vienen a Nemi traen junto a sí no sólo sus diferentes culturas de origen, sino también la variedad cultural de la gente con la cual ellos trabajan en sus lugares de misión. (Piensen en la misa que organizó ASPAC días pasados). Nemi, entonces, es verdaderamente un lugar para la interacción de varias culturas con la diversidad de la cultura y experiencia misionera de base de los participantes. Nemi no sólo permite esta interacción cultural, sino que también la promueve y la fortalece. En Nemi, la interculturalidad es vista como un valor más que como un problema, y así, se crea la atmósfera para hacer de ésto una experiencia que enriquezca (y no que impida) la vida comunitaria y la renovación personal.

Nemi ha sido también el lugar de muchos de los Capítulos Generales de la Congregación, el más reciente de los cuales es este XVII Capítulo General. Como sabemos, un capítulo general congrega a delegados verbitas de todo el mundo. La realización de estos capítulos en Nemi ha enriquecido la experiencia de interculturalidad que Nemi ofrece.

Especialmente para nosotros misioneros verbitas, Nemi ha sido un punto de encuentro importante para cohermanos originarios de diferentes nacionalidades y trabajando en diferentes países. Y esto ha llevado , en palabras de la c. 519, al “fortalecimiento de la familia espiritual de nuestra congregación internacional”. De hecho, más que en cualquier otro lugar de la congregación, es aquí en Nemi que el cohermano siente nuestra interculturalidad y llega a apreciar nuestra unidad en la diversidad, nuestro ser “un corazón, muchos rostros”.

En ocasión de los 50 años de Nemi, como también de los 25 años del Curso Dei Verbum, quiero agradecer, en nombre de toda la congregación, a todos los cohermanos. Vivos y difuntos, que han servido en Nemi a través de los años como rector o praeses, ecónomo, director del curso, director espiritual o simplemente como miembro de la comunidad de Nemi. En particular, quiero agradecer a la comunidad actual de Nemi por recibirnos para este presente capítulo general y hacernos sentir en casa aquí. Toda la congregación debe mucho a todos los cohermanos que han trabajado aquí en Nemi, por hacer de Nemi una experiencia única de renovación e interculturalidad. Pido al Señor que continue bendiciéndolos mientras me uno a todos ustedes en agradecimiento al Señor por la abundancia de su bendición sobre nuestro Centro Internacional de Nemi, el Centro Ad Gentes.


Verbita al servicio de las víctimas del tsunami en Japón

El delegado capitular de la provincia del Japón, P. Narui Daisuke, secretario ejecutivo de CÁRITAS en aquel país, a lo largo de los últimos 10 meses ha estado coordinando las actividades de solidaridad con las víctimas del Tsunami ocurrido en marzo del año pasado en la zona de Sendai. La Provincia lo liberó de su tarea de formador para que estuviera todo el tiempo a disposición de este importante servicio organizado por la Conferencia de los Obispos de Japón.

En su compartir del último miércoles, el P. Narui subrayó la importancia de la presencia de la Iglesia en la acogida y apertura de espacios para los innumerables voluntarios que se disponen a ayudar. La misma diócesis de Sendai ha abierto cinco nuevas parroquias y ofrecido sus estructuras al trabajo de los voluntarios.

El mencionó el caso particular de una de las victimas que los ha impactado mucho. Ellos se ofrecieron para organizar la casa de una señora de más de 60 años que vivía en un ambiente totalmente caótico. Poco a poco fueron sacando fuera el lodo que se encontraba por todos los lados, así como recogiendo y limpiando los muebles. Cuando todo estaba ordenado, decidieron sentarse y charlar con la señora. Sólo en aquel momento se dieron cuenta de esta pérdida irreparable. Pudieron sentir el vacio que significaba la ausencia del esposo de la señora que había sido llevado por las aguas. En ese momento se dieron cuenta lo que solamente podían hacer es escucharla.

Compartimos con ustedes una pequeña entrevista del Padre Daisuke y fotos del voluntariado.

¿Podrías, por favor, compartir con nosotros lo que CÁRITAS in Japón está haciendo por las personas que fueron afectadas por el tsunami del año pasado?

Estamos proveyendo material de primeros auxilios, ayudando a sacar el barro y la suciedad y ofreciendo servicios sicológicos y sociales. Ofrecemos estos servicios gracias a la presencia de los voluntarios. Nosotros reclutamos estos voluntarios a través de nuestra website. Hasta ahora hemos recibido ayuda de más de 5.000 personas.

¿Cuál es la presente situacion de las personas en el área afectada?

La mayoría de las personas ha perdido su casa y viven en viviendas temporales ofrecidas por el gobierno. Muchas de estas casas se encuentran en lugares inconvenientes en las montañas porque el gobierno tiene temor de la venida de un otro tsunami. El hecho que el área afectada está ubicada en la zona rural, hace que no sean muchos los jóvenes que vivan alrededor. Esto hace la vida de la gente todavía más difícil.

¿Cuál era la experiencia más choccante que has vivido en este período de un año?

Entre los 5.000 voluntarios, un 70% de ellos no son cristianos. Una vez que hemos ofrecido los centros parroquiales como base para el voluntariado, ellos se quedan en las parroquias. Es una experiencia muy hermosa para nosotros poder colaborar con aquellos voluntarios y seguramente podemos compartir con ellos nuestra visión y la importancia de estar al servicio de las personas que se encuentran en dificultad.

SVD at the service of the Tsunami’s victims in Japan

The Chapter delegate from Japan, Fr. Daisuke Narui, Executive Director of Caritas Japan, has been working for the past fifteen months in Sendai diocese with victims of the Tsunami that occurred in March 2011. The Japan province relieved him of his work in the seminary in order to be the full time representative in this important work for the Japanese Bishops Conference.

Fr. Daisuke spoke last Thursday of the importance of the Church’s role in caring for and finding appropriate work for the many people who have volunteered to help. The Sendai Diocese has opened 5 parishes to be opened for the use of volunteers and has put its infrastructure at their disposal.

He spoke of the impact that the situation of one particular victim has had on them. They offered to re-organize the chaotic house of a 60 year old woman. They removed the mud and cleaned the furniture. When everything was in place they sat down to talk with the owner. That was when they realized the depth of her loss. This woman had lost her husband to the swirling waters and they could only stay listening to her.

We share with you a brief interview with Fr. Daisuke and some photos of the volunteers.

Could you please tell us what are you doing as Caritas in Japan for those people affected by the earthquake?

Provide relief goods, clean mud and debris, give psycho social services. We provide those services with volunteers. We recruit volunteers on our website, and we have received more than 5000 of them up until now.

What is the present situation of the people in the area?

Most of people who lost their house live in temporary housing provided by government. Many of those houses are located in inconvenient hilly place because government is afraid of another tsunami. Since the affected area is rural area, there are not so many young people living. This makes peoples’ life more difficult.

What is the must touching experience you lived within this year?

Among those 5000 volunteers, about 70% are non-Christian. Since we made parish buildings into volunteer base, they stay in those parishes. It is beautiful experience for us to collaborate with those volunteers, and certainly we share same value and vision to serve for people who are in difficulty.