Tuesday, July 3, 2012

With Fr. Heinz Kulüke - Con el nuevo Superior General

FEAST OF ST. THOMAS – 3 July 2012
Eph 2:19-22; Psalm 117; John 20:24-29

Dear Confreres,

Some years ago I met Fr. Alt, the author of the biography of Arnold Janssen. For a long time already I had wanted to ask him what he himself after decades of studying the life of Arnold Janssen had found the most touching part of that life … The answer he gave was very simple … What touched him most was the simplicity of Arnold Janssen’s life, his deep faith and trust in God … everything else was secondary … Arnold Janssen like Joseph Freinademetz allowed himself to become an instrument in the hands of God … And this is the invitation they pass on to us today. … We know that God does not call perfect human beings …

Trusting God and with your support my dear confreres, I will take on this new responsibility keeping in mind the principle Arnold Janssen applied when he started the Society of the Divine Word and probably many times afterwards: "If this project is God’s will, it will prosper, if not we humbly have to strike our breast and admit that we were not worthy of this great task. …" Holding such an office requires great trust in God and His very special blessings as well as the constant prayers of confreres around the globe.

If I would have applied for a public office I would have had to present credentials and a program to start with. It is interesting how different our way of putting leaders in place in the Church and in the Society. In reflecting on God’s guidance allow me to share a little about myself which surely will influence decisions the new Administration will have to take.

My SVD life has always been close to the people and particularly to those at the margins. This started during my formation years and was my main motivation to continue in spite of at times horrendous difficulties. I love the Lord as he identifies himself with the poor. Many years ago, as a young man, looking for meaning in life, I ended up in Taize meeting Roger Schutz. This charismatic leader pointed my search for meaning to the bible. His advice was to allow oneself to be touched by one biblical story and then put into action what one has understood. A story that changed my life is that of the Samaritan. Not to pass by when help is needed has since then become an essential part of my spirituality and missionary life. A simple examination of conscience follows in the evening; Sin is to have passed by. The hope for the next day is to do better. It is important too to realize that the roles can change, that we are not always the Samaritan but often times need help ourselves. The way of the missionary is a way with others and for others showing mutual respect for each other; encounters with others are also encounters with God. As missionaries we are servants of the people and not merely servants of the cult.

Prior to the Chapter my question was What shall I do with the remaining years of my life? While the Chapter was slowly progressing trying to answer the question: What does God want the Society to do in the years to come. . ., I realized that my initial question changed from What shall I do…? to What does God want me to do within the years to come? This brought a crucial shift in my discernment.

We know that genuine change will only happen if we allow the Lord to come back into the center. – “Through Jesus Christ the whole structure is held together” the first reading says. (cf. Eph 2:19-22). – The Gospel story about the doubting Thomas captures what I experienced in the past days. The invitation to follow Jesus more closely frightens. Looking for evidence along the way is part of it. Yet for those who take the leap everything ends with a profound profession of faith: “My Lord and my God” (Meditation by Sr. Beckett in Magnificat, cf. pp. 56f).

The question of genuine change is a question of spirituality. “The primary challenge of SVD leadership is to assist confreres to once again fall in love with their vocation.” This is one among other sentences that touched me during yesterday’s recollection. A lived intercultural spirituality also inspired by the Lay we work and live with, can be a unique contribution to people’s life wherever we work. As one of the Chapter participants said: Hopefully the SVD will remain faithful to its prophetic vision forward in spite of the Church’s conservative move backwards.

More or less half of my life I have spent in Germany and the other half in the Philippines. Working for truth and justice has been an essential part of that missionary work. Journeying with the poor often times forces the missionary to see things differently and then also to have the courage to do things in uncommon ways.

Last year during my 25th ordination anniversary I asked myself “What was important in all those year? What is still important? and What will continue to be important in the future? These are three questions that do not find an easy reply and yet I think they do come together in three basic answers which I would like to share with you:

Important was, is and will be, not to just let one’s faith remain on the level of reflections and religious rituals; to give space to your conscience, to see things differently, especially from the perspective of the poor and marginalized, and then to act in new ways together with others including confreres and lay people who often know things much better than I myself.

Important was, is and will be, not to lose courage, not to surrender easily even if problems seem steadily increasing and unsolvable, when decision makers in state and also in the Church have difficulties with urgently needed reforms; and then to remain bearers of hope for all those who are living in hopeless situations, who need the accompaniment of courageous people.

Important was, is and will be, that there are people all over the world who “own” the need of this involvement for the poor, to resist the temptation to become indifferent, to do nothing or to do everything alone; to journey together with people who are not afraid to ask questions and who will not be satisfied with untrue answers, who remain searchers on the way, accompanied by the one (Lord) who has gone this way himself, with the goal of experiencing better and new life.

Let me end with a quote from Deus Caritas Est: In all humility we will do what we can, and in all humility we will entrust the rest to the Lord. It is God who governs the world, not we. We offer him our service only to the extent that we can, and for as long as he grants us the strength. To do all we can with what strength we have, however, is the task which keeps the good servant of Jesus Christ always at work: “The love of Christ urges us on” (2 Cor 5:14).” (Pope Benedict, Section 35)

Homilía del Superior General electo, P. Heinz Kulüke, SVD

en la FIESTA DE SANTO TOMÁS – 3 de Julio de 2012
Ef 2,19-22; Sal 117; Jn 20,24-29

Queridos cohermanos,

Hace algunos años me encontré con el P. Alt, el autor de la biografía de Arnoldo Janssen. Hace ya tiempo que deseaba preguntarle, luego de décadas de estudio sobre la vida de Arnoldo Janssen, cuál era la parte de la vida del fundador que a él mismo más le había tocado. Su respuesta fue muy simple. Lo que más le había tocado era la simplicidad de vida de Arnoldo Janssen, su profunda fe y confianza en Dios. Todo lo demás era secundario. Arnoldo Janssen, así como José Freinademetz, se dejó convertir en un instrumento en las manos de Dios. Y esta es la invitación que él nos deja hoy a nosotros. Sabemos que Dios no llama a seres humanos perfectos.

Con la confianza en Dios y el apoyo de ustedes, mis queridos cohermanos, asumiré esta nueva responsabilidad recordando el principio que guió a Arnoldo Janssen cuando comenzó con la Congregación del Verbo Divino, y probablemente muchas veces después: “Si este proyecto es la voluntad de Dios, prosperará, si no debemos golpear humildemente nuestro pecho y admitir que no éramos dignos de esta tarea tan grande.” Tener semejante cargo requiere una gran confianza en Dios y Sus bendiciones especiales, así como también la oración constante de los cohermanos de todo el mundo.

Si hubiese hecho una aplicación para un cargo público, tendría que haber presentado credenciales y un programa para comenzar. Es interesante cuán diferente es nuestro modo de ubicar líderes en sus puestos en la Iglesia y en la Congregación. Reflexionando en la guía de Dios, permítanme compartir un poco de mí mismo que seguramente influirá en las decisiones que la nueva administración tendrá que adoptar.

Mi vida como SVD siempre ha estado cerca de la gente y particularmente de aquellos que habitan en los márgenes. Esto comenzó en mis años de formación y fue mi motivación principal para continuar más allá de momentos de horrendas dificultades. Yo amo al Señor cuando se identifica a sí mismo con los pobres. Muchos años atrás, como joven, buscándole el sentido de la vida, terminé en una reunión en Taize con Roger Schutz. Este líder carismático orientó mi búsqueda de sentido hacia la Biblia. Su consejo fue dejarse tocar por un pasaje bíblico y luego poner en práctica lo que uno había comprendido. Una historia que cambió mi vida fue la del Buen Samaritano. Desde entonces, no pasar de largo cuando se necesita ayuda se convirtió en parte esencial de mi vida espiritual y misionera. Un simple examen de conciencia precede a cada noche: pecado es haber pasado de largo. La esperanza para el próximo día es poder hacer más. Es importante también darse cuenta que los roles pueden cambiar, que no siempre somos nosotros los Samaritanos, sino que a veces también nosotros necesitamos ayuda. El camino del misionero es un camino con otros y para otros, mostrando mucho respeto. El encuentro con los otros es también un encuentro con Dios. Como misioneros somos servidores de la gente y no meros servidores del culto.

Antes del Capítulo mi interrogante era sobre lo que debería hacer en los años de vida que me restan. Cuando el Capítulo fue desarrollándose lentamente, trataba de responder a la pregunta sobre lo que Dios quiere que la Congregación haga en los próximos años. Me doy cuenta que mi pregunta inicial cambió del qué debería hacer a qué es lo que Dios quiere que yo haga en los próximos años. Esto provocó un giro fundamental en mi discernimiento.

Sabemos que un cambio genuino tendrá lugar sólo si permitimos al Señor retomar su puesto central. La primera lectura dice: “Todo el edificio se mantiene firme a través de Jesucristo” (cf. Ef 2,19-22). El relato del evangelio sobre la duda de Tomás refleja muy bien lo que he vivido estos últimos días. La invitación a seguir a Jesús más de cerca atemoriza. Buscar evidencias en el trayecto forma parte de esto. Sin embargo, para quienes dan el salto todo termina con una profunda profesión de fe: “Mi Señor y mi Dios” (Beckett en Magnificat).

La cuestión de un cambio genuino es una cuestión de espiritualidad: “El primer desafío para el liderazgo SVD es ayudar a los cohermanos a re-encantarse con su vocación.” Esta es una de las frases que me llegaron durante la jornada de reflexión de ayer. Una espiritualidad vivida interculturalmente también inspirada por los laicos con quienes trabajamos y vivimos, puede ser una contribución única a la vida del pueblo dondequiera que trabajemos. Como uno de los capitulares dijo: “Esperemos que la SVD permanezca fiel a su visión profética a pesar del movimiento regresivo y conservador de la Iglesia.”

Casi la mitad de mi vida la pasé en Alemania y la otra mitad en Filipinas. Trabajar en favor de la verdad y la justicia ha sido una parte esencial de mi labor misionera. Caminar con los pobres, muchas veces fuerza al misionero a ver las cosas de forma diferente, y también a tener el coraje de hacer cosas de manera poco común.

El año pasado, durante mi 25º aniversario de ordenación, me pregunté “¿Qué había sido importante en todos esos años? ¿Qué es lo que permanece siendo importante? Y ¿qué es lo que continuará siendo importante en el futuro?” Son tres preguntas que no encuentran una respuesta fácil, y sin embargo creo que van juntas en tres respuestas básicas que quisiera compartirles:

Fue, es y será importante no dejar que nuestra fe permanezca en el nivel de reflexiones y rituales religiosos; dar lugar a nuestra consciencia, ver las cosas de forma diferente, especialmente desde la perspectiva de los pobres y marginados, y luego actuar de forma nueva junto a otros, incluyendo a cohermanos y laicos, que a menudo conocen las cosas mucho mejor que nosotros.

Fue, es y será importante no perder el valor, no rendirse fácilmente aún cuando los problemas parezcan crecer en forma constante e imposible de resolver, cuando los que toman las decisiones en el gobierno y en la Iglesia tienen dificultades con reformas que son urgentes y necesarias; y luego, permanecer siendo portadores de esperanza para todos aquellos que viven en situaciones desesperantes, quienes necesitan la compañía de personas valerosas.

Fue, es y será importante, que haya gente en todo el mundo que “hace propia” la necesidad del compromiso con los pobres, para resistir a la tentación de volverse indiferentes, de no hacer nada o de hacer las cosas solo; de caminar junto con la gente que no tiene miedo de hacer preguntas y que no se conformarán con respuestas falsas, quienes permanecen siendo buscadores en el camino, acompañados por quien (el Señor) ha recorrido ya este camino, con el objetivo de vivenciar una vida nueva y mejor.

Permítanme finalizar con una cita de Deus Caritas Est: “Haremos con humildad lo que nos es posible y, con humildad, confiaremos el resto al Señor. Quien gobierna el mundo es Dios, no nosotros. Nosotros le ofrecemos nuestro servicio sólo en lo que podemos y hasta que Él nos dé fuerzas. Sin embargo, hacer todo lo que está en nuestras manos con las capacidades que tenemos, es la tarea que mantiene siempre activo al siervo bueno de Jesucristo: « Nos apremia el amor de Cristo » (2 Co 5, 14).” (Benedicto XVI, 35)


A new page in SVD History

On Tues, 3rd July, Feast of St Thomas Apostle, the SVD General Chapter elected, as 11th Superior General of the Society, Fr Heinz Kulüke.

Fr Heinz was born in Germany 56 years ago. He has been working as missionary in the Philippines during the past 26 years, since being ordained to the priesthood. During his presentation to the Chapter he recognized his having dedicated himself especially to the poor and marginalized.

The first round of voting already gave Fr Heinz what was to be a resounding vote of confidence in him as future Superior General, to the satisfaction of the Capitulars. A day of rejoicing!

At the Eucharist, both Fr Heinz’ predecessors, Fr Henry Barlage and Fr. Anthony Pernia, concelebrated with him. In his homily he mentioned how the Word of God became for him a vital anchor in his life, having followed the good counsel of Br Roger, or the Taizė. Especially significant for him, he said, has been the Parable of the Good Shepherd, in inviting him °never to pass by on the other side° on seeing someone in need.

The Eucharistic celebration was opportunity for placing the new Superior General’s ministry in the hands of God, gratefully and confidently. A rite attributed to the Central American Maya peoples expressed his inauguration to his leadership: removing his shoes, and stepping onto four native-woven carpets that were taken to the altar by four young SVD Capitulars, in representation of the four geographical Zones of our Society. It was based on the indigenous peoples’ manner of confirming their community leaders.

Thus, the 17th General Chapter joined in prayer for the newly elected Superior General; prayers being offered by four candle-bearing young members made the petitions for Fr Heinz, and the Society’s missionary task.

To conclude, all present extended their hands in silent prayer. And a floral garland was placed over Fr Heinz’ shoulders by outgoing Superior General, Fr Pernia.

2012/7/4, Anselmo Ribeiro

Una nueva página en la historia

El día 3 de julio, fiesta de San Tomás, Apóstol, el Capítulo General escogió a su XI Superior General. P. Heinz Kulüke, nació en Alemania y tiene 56 años. De sacerdote lleva 26 años y desde su ordenación trabaja en Filipinas. En su vida como misionero siempre ha trabajado con los marginados, dijo él en su presentación.

La elección fue definida en la primera vuelta. Con mucha alegría los capitulares saludaran al nuevo Superior General. ¡Fue un día de fiesta!

La Eucaristía presidida por el Superior General elegido fue concelebrada por los padres Antonio Pernia, actual Superior General y por Henrique Barlage, su antecesor. P. Kulüke dijo que desde la comunidad de Taizé encontró en la Palabra de Dios, y en especial en la parábola del Buen Samaritano, una motivación para su vida: no pasar a lo largo de los que necesitan ayuda.

Se celebró la Acción de Gracias por el nuevo superior y se ofreció su vida en las manos de Dios. Con un ritual de los indígenas Mayas, de Centro América, el Superior general elegido fue invitado a quitarse los zapatos y ponerse sobre cuatro tapetes artesanales, traídos por los cuatro capitulares más jóvenes, desde las cuatro zonas continentales. Así los indígenas confirman en el cargo sus líderes. Así el 17º Capítulo General celebró y oró por el nuevo Superior de la SVD. Cuatro capitulares más trajeran lámparas encendidas y ofrecieron sus oraciones por el elegido, por la misión y por la Congregación de Verbo Divino.
Al final, todos con sus manos extendidas hacia el P. Kulüke oraran en silencio. Por fin, P. Antonio Pernia le puso una guirnalda de flores como señal de honor.

Election of General

Estimado Cohermano:

En este momento me acaba de llegar la alegre noticia de parte de nuestro Provincial que el Capítulo General eligió al

P. Heinz Kulüke

como XI.Superior General de nuestra Congregación.

Hasta ahora, el P. Heinz Kulüke era el Superior Provincial de la Provincia Sur de Filipinas con sede en Cebu City. Nacido en 1956 en Spelle, en Emsland, en la Diócesis de Osnabrück en el norte de Alemania, como segundo de cuatro hermanos.

Entró en SVD en 1979 y hizo el noviciado en St. Agustín cerca de Bonn. Allí emitió los primeros votos en 1981. Ordenado sacerdote el 9 de marzo de 1986. Entre 1986 y 1989 trabajó como misionero en Agusan del Sur, en la isla de Mindanao.

1989-1990 estudia filosofía en la Catholic University of America en Washington DC, USA. Después de este estudio, por dos años, da clases de filosofía en la Universidad de San Carlos in Cebu City. Obtiene el doctorado en Filosofía de la Universidad Gregoriana en Roma, en 1994, después de haber realizado tres años de estudios de postgrado en Roma [Italia], Munich, Mainz, Bonn y Bochum [Alemania]. Desde 1994 profesor de filosofía en la Universidad de San Carlos [Cebu City]. Desde 1998 Vice Provincial, y desde 2005 Provincial de la Provincia Sur de Filipinas.

Aparte de su trabajo científico y de ser Superior Provincial, el P. Kulüke desde hace más de 25 años está acompañando a la gente que subsiste en la deponías de basura en Mandaue City y está comprometido con varios proyectos sociales en aquel país. Por su dedicación a los más necesitados fue condecorado en su patria con Cruz federal al mérito (Bundesverdienstkreuz). Es la única distinción de carácter general existente en Alemania y por tanto máxima expresión de reconocimiento de la República Federal de Alemania por méritos contraídos en por del bien común.

Para más información sobre el P. Kulüke [si no puedes abrir los enlaces, simplemente cópialos en tu explorador del Internet]:

Saludos cordiales a todos,

Adam Peter Grondziel Richter