Divine Word Missionaries

Peace and Justice Issues


Peace
&
Justice


Back to

Peace & Justice

Members' Area

Site Map

Home


10 Reflexiones para el Adviento

Queridas Hermanas, queridos Hermanos.

na iniciativa de los Hermanos Maristas invita cada año a laicos y religiosos a reflexionar sobre las luchas de la gente de un continente. Quiero retomar esta idea e invitarles a todos ustedes en este Año de Gracia pedir con nuestros SANTOS por el continente americano.

Como Familia de Arnoldo Janssen estamos invitados a ir más allá de nuestras fronteras y a orar con la gente, llena de aspiraciones y de esperanzas concretas, a pesar de los graves problemas actuales, las persecuciones y hasta martirios.

La Palabra de Dios nos invita a meditar detenidamente durante este tiempo, cargado de esperanza para todos. Aunque estas reflexiones hayan sido elaboradas en América Latina, no deberían distanciarnos del entorno más cercano de cada uno ni de las preocupaciones comunes de nuestro mundo. Al orar con hermanas, cohermanos y amigos presentes en 65 países, pidamos al Señor que abra nuestros corazones ante las injusticias que padecen los pobres y marginados y ante las causas que las originan, y nos permita acoger su llamada a la solidaridad.

El método de los 10 impulsos presentados en este folleto es simple.

Después de la Palabra de Dios siguen una oración y una Palabra de uno nuestros Santos. Un hecho de vida nos lleva a un documento o Palabra de Sabiduría (de las constituciones, del último capítulo general,…). Termina con una oración corta de Adviento.

Están invitados a añadir otros elementos, especialmente cantos, preguntas, símbolos,.. Los elementos aquí presentados solo son piedras, no la casa terminada. Es el aporte de Ustedes y del Espíritu Santo terminarla.

Quiero agradecer en este lugar de manera especial a Antonio Fernández, Adolfo del Valle, Sebastián Mattappallil y los hermanos Maristas, que han aportado una parte de las oraciones y textos, traducciones, correcciones y el Layout.

En esta Navidad, deseo para cada uno de ustedes la fuerza de la luz de Jesús en el pesebre. Que nos sostenga a todos en la lucha común contra el poder de las tinieblas, tinieblas que destruyen la vida de los pobres. El Adviento es tiempo propicio para pedir que se ensanchen los horizontes de nuestro corazón. Que este tiempo de espera colme también algunas de sus esperanzas más profundas.

Unidos en solidaridad con los más pobres
Miguel Heinz svd

1 de diciembre - ‘QUIERO SER ALGUIEN EN LA VIDA’
DIA Internacional del SIDA

PALABRA DE DIOS

“Señor, tú eres nuestro padre, nosotros la arcilla y tú el alfarero:
somos todos obra de tus manos” (Is. 64, 7)

ORACIÓN COMUNITARIA – DEL SALMO 18 (17)

Yo te amo, Señor, mi fuerza,
El Señor es mi roca y mi fortaleza;
Es mi libertador y es mi Dios,
Es la roca que me da seguridad;
Es mi escudo y me da la victoria.
Invoco al Señor que es digno de alabanzas,
Y me veo libre de mis enemigos.
Ante mí estaban tendidas trampas mortales;
En mi angustia yo invoqué al Señor,
Y clamé a mi Dios.
Mi clamor llegó hasta sus oídos
Y desde su Templo oyó mi voz.
Tú haces, Señor, que brille mi lámpara,
¡Mi Dios ilumina mis tinieblas!
Contigo acometo las huestes,
Con mi Dios escalo la muralla.
El proceder de mi Dios es perfecto
Y su palabra es a toda prueba.
El es un escudo para cualquiera que se acoja a él.
Pues, ¿quién es Dios fuera del Señor?
¿Quién es la Roca, sino nuestro Dios?

PALABRAS DE NUESTROS SANTOS

“El lenguaje del amor es el único idioma que entienden todos los seres humanos.” José Freinademetz

REFLEXIÓN

No tendría dieciséis años, sin embargo aparentaba muchos más. Recuerdo bien aquel día en que la encontramos: su cabello alborotado, su piel curtida por el sol, sus pies descalzos, su ropa sucia y su rostro que dejaba entrever algunos golpes... Lorena se nos acercó para decirnos que quería ingresar al centro de rehabilitación para “niñas de la calle”. “Quiero estudiar, quiero ser alguien en la vida...” dijo. Durante el trayecto en autobús fue contándonos parte de su historia: cómo había dejado a su familia -una familia desintegrada y había comenzado a vagar por las calles; sus noches de licor, robos, los abusos sufridos... y cómo después de tanto tiempo había surgido en ella el deseo de rehacer su vida... Recuerdo también cómo sonrió a un pequeñuelo que venía en brazos de su madre en el asiento frente al de ella, sacó una galleta de su bolsillo y se la dio y comenzó a cantar mientras bajábamos del bus...

La historia de dolor de Lorena se repite en miles de jóvenes en Latinoamérica, y su retorno a la esperanza es también susceptible de multiplicarse... “Quiero ser alguien en la vida Hagamos presentes en nuestro corazón a los niños, niñas y jóvenes de nuestro propio barrio, de nuestro centro educativo, de nuestra sociedad, cuyo dolor les impide reconocer que son arcilla en las manos del Padre... Mencionemos sus nombres...

Pidamos al Señor que el tiempo de adviento que iniciamos nos conduzca a la vida, nos lleve a dar nuevos pasos en el camino de la justicia en favor de la vida de todas estas “obras de las manos de Dios”... y que nuestra plegaria y nuestra acción se conviertan en un Santo esperanzado como el de Lorena...

SABIDURÍA Y JUSTICIA

“La del HIV/SIDA es una tragedia de proporciones mundiales cuyos efectos están diezmando generaciones y destruyendo la infraestructura económica de pueblos enteros. Su extensión se debe también a factores de pobreza, carencia de recursos para una adecuada atención médica, abuso de drogas y, muy especialmente, a la ignorancia y al rechazo de hablar sobre materias sexuales por razones culturales o religiosas. Debemos tomar conciencia de la rápida curva de expansión que ha alcanzado esta crisis provocada por el HIV/SIDA y estar dispuestos a tomar medidas en las primeras etapas de proliferación del mal. Debemos cooperar en la mentalización, en la corrección de la información falsa y en el cultivo de un clima de franqueza al tratar el problema. Deberíamos, además, redoblar nuestros esfuerzos de apoyo a las víctimas de esta epidemia, ayudando a superar el carácter de condena que frecuentemente la acompaña.” Mensaje del XV Capítulo General, 2000, No.88

ORACIÓN DE ADVIENTO

Señor Dios, en este Adviento, concédenos que llevemos vida donde hay muerte, luz donde hay tinieblas. Concédenos que trabajemos por la justicia a través de nuestra forma de relacionarnos con las personas, para que sembremos amor donde hay exclusión, opresión e injusticia. Amén.

3 de diciembre
‘DEJARNOS ENRIQUECER POR LOS POBRES’

PALABRA DE DIOS

“Te doy gracias Padre, Señor del cielo y de la tierra, porque has escondido estas cosas a los sabios y a los entendidos, y las has revelado a la gente sencilla.” (Lc. 10, 21)

ORACIÓN COMUNITARIA

Señor, te doy gracias por hablar tantas lenguas.
Tú que posees tantos amigos en todas las latitudes.
Tu reino me llena de admiración.
Es lo suficientemente vasto para que todos te den gracias
y te conozcan a Ti, cada uno en su propia lengua y a su estilo.
Admíteme a compartir tu reino,
en el nombre del Espíritu Santo y de Jesús el Cristo. Amén.

PALABRAS DE NUESTROS SANTOS

“Así como los rayos del sol abren las flores y los capullos, así llega un rostro amable a los corazones de las personas.” José Freinademetz

REFLEXIÓN

“Una lismonita, una lismonita”... a veces eran verdaderos gritos, era imposible que pasara desapercibida. Siempre vestida de negros harapos, siempre sucia, siempre con su bastón y sus latas en la mano, así era Lolita. No sé exactamente los detalles de su vida antes de conocerla, sólo sé que mendigaba todo el día en el parque del pueblo y luego regresaba su casa, un cuartucho medio destruido, para esperar el siguiente día. Habíamos convenido en darle parte de sus provisiones semanales y muchas veces fuimos con los jóvenes a visitarla para llevarle alimentos, cortarle leña y asear un poco su cuarto...

Muchas veces la oí invocando a Dios de una forma tierna: “Mi Diosito me los bendiga”, “Mi Señor me los acompañe” (aunque también es cierto que si alguien a quien le pedía le negaba su “limosnita” era capaz de invocar a todos los “demonios”...). Su cuarto no tenía más que unas mantas en las que se acostaba, una mesa vieja, unos trozos de leña y algunos trastes viejos. Recuerdo que una vez le propusimos llevarla a un hogar de ancianos con todos los gastos pagados, pero no quiso.

Cuando Lolita murió, después de un par de semanas de enfermedad, algo cambió para mí; sentí una especie de vacío que no había experimentado antes... Y descubrí que ella me había hecho cuestionar mi estilo de vida y me había enseñado una nueva forma de ver la vida, más gratuito, más confiado en la Providencia. Lolita había sido rostro de Dios para mí.

Los pobres son bendecidos de Dios y nos evangelizan. Puedes hacer oración a partir de la vida o de la presencia de los pobres que conoces o que viven a tu alrededor; deja que su vida te interpele, siente la presencia de Dios en ellos y acoge su llamada. Pidamos que nuestra comunidad se abra cada vez más en solidaridad hacia quienes carecen de lo necesario, hacia quienes no tienen a nadie que los cuide o los ame, y demos gracias por Lolita y por todos los pequeños a quienes Dios ha revelado su sabiduría.

SABIDURÍA Y JUSTICIA

Poseía una caja de pinturas
Pero no tenía ni el color rojo
Para la sangre de los heridos,
Ni el blanco para los corazones y
Rostros de los muertos.
Tampoco tenía el amarillo
Para las abrasadoras arenas del desierto.
En su lugar tenía el naranja
Para la aurora y el ocaso,
Y el azul para los nuevos cielos
Y el rosa para los sueños de la gente joven.
Me senté y pinté la paz.
(Escrito por un niño latinoamericano de 10 años).

ORACIÓN DE ADVIENTO

Señor, en este tiempo de Adviento,
Abre nuestros ojos para que descubramos
Tu presencia y tu paz en lugares sorprendentes;
Sí, incluso en un establo. Amén.

5 de diciembre
‘CONSTRUIR SOBRE ROCA’

PALABRA DE DIOS

“El que escucha estas palabras mías y las pone en práctica se parece
A aquel hombre que edificó su casa sobre roca...” (Mt. 7, 24)

ORACIÓN COMUNITARIA - SALMO 126

Cuando el Señor hizo volver
a los cautivos de Sión,
Nos parecía estar soñando;
Nuestra boca se llenaba de risa
y nuestra lengua de gritos de alegría.
Entonces entre los paganos se decía:
"¡Qué grandes cosas ha hecho el Señor
por ellos!"
Sí, grandes cosas ha hecho el Señor por nosotros, rebosábamos de gozo.
Haz que vuelvan, Señor, nuestros cautivos, como riachuelos en tierras áridas.
Los que siembran entre lágrimas cosecharán entre gritos de alegría.
Se van, se van llorando los que siembran la semilla,
Pero regresarán cantando trayendo sus gavillas.

PALABRAS DE NUESTROS SANTOS

“Una comunidad sólo puede conseguir algo bueno si está llena de un espíritu bueno.” Arnoldo Janssen

REFLEXIÓN

Como cada día, los “educadores de calle” salen a recorrer la ciudad para encontrar a los niños y niñas que han hecho de la calle su hogar... En Brasil, los religiosos José Antonio y Rubén realizan su misión entre estos jóvenes en situación de frontera. Cada encuentro es diferente, siempre hay historias nuevas y problemas qué compartir e intentar solucionar: maltratos de los transeúntes, abusos de la policía, peleas entre compañeros, enfermedades venéreas, robos... Y en cada encuentro el educador se esmera en escuchar, en dar afecto, en hacerles sentir que son personas y que aún tienen dentro de sí inmensas posibilidades de realización si así lo desean. Cada educador suele llevar un botiquín para atender casos de primeros auxilios e infecciones menores entre los muchachos y muchachas... Muchas veces, cuando los educadores atienden a alguno de ellos, otros comienzan a simular sentirse mal y piden ser atendidos: una pequeña rociada de spray anestésico, un poquito de jarabe para la tos, un poquito de pomada... Y los educadores lo dan con alegría; saben que no hay mal físico, sino que se trata de acoger, de dar amor...

La solidaridad bien entendida comienza por el don de uno mismo. La solidaridad que parte del amor y del don generoso de nosotros mismos es una solidaridad que se parece a la casa edificada sobre roca: el verdadero amor busca siempre la transformación de las situaciones para impulsar a la plenitud... Y quizás la solidaridad que se limita a dar cosas se parezca a la casa edificada sobre arena... Resuena en nosotros la pedagogía simple: “Para educar a los niños hay que amarlos...”

Oremos por las personas que en nuestro medio sirven a los jóvenes en situaciones de mayor riesgo y abandono, y oremos por nosotros mismos, para que nuestra misión fomente cada vez más el compromiso solidario que es entrega generosa de la propia vida.

SABIDURÍA Y JUSTICIA

Vos sos el Dios de los pobres
El Dios humano y sencillo
El Dios que suda en la calle.
El Dios del rostro curtido.
Por eso es que te hablo yo,
Así como habla mi pueblo.
Porque sos el Dios obrero,
El Cristo trabajador.
(Misa campesina de Nicaragua)

ORACIÓN DE ADVIENTO

Espíritu de Dios, ansiamos, en este Adviento, arreglar el círculo roto,
Cicatrizar las fracturas de nuestro mundo y de nuestro interior.
Anhelamos aprender unos de otros a vivir la vida de manera plena,
Ansiamos transformar aquello de nosotros y de nuestro mundo que
Impide que tomemos contacto con la realidad más profunda y con las
Dimensiones más íntimas y sagradas de las otras personas.
Amén.

8 de diciembre
FIESTA DE LA INMACULADA CONCEPCIÓN

PALABRA DE DIOS

“Dijo María: Yo soy la servidora del Señor, hágase en mí tal como has
dicho. Después la dejó el ángel”. (Lc. 1, 38)

ORACIÓN COMUNITARIA - DECIR TU NOMBRE, MARIA

Decir tu nombre, María,
es decir que la Pobreza compra los ojos de Dios.
Decir tu nombre, María,
es decir que la Promesa sabe a leche de mujer.
Decir tu nombre, María,
es decir que nuestra carne viste el silencio del Verbo.
Decir tu nombre, María,
es decir que el Reino viene caminando con la historia.
Decir tu nombre, María,
Es estar junto a la Cruz y en las llamas del Espíritu.
Decir tu nombre, María,
es decir que todo nombre puede estar lleno de Gracia.
Decir tu nombre, María,
es decir que toda muerte puede ser también Su Pascua.
Decir tu nombre, María,
Es decirte Toda Suya, Causa de Nuestra Alegría.
(de: “Todavía Estas Palabras” Mons. Pedro Casaldáliga)

PALABRAS DE NUESTROS SANTOS

“El amor y la confianza no se pueden forzar. Hay que intentar lograrlos, con la ayuda de Dios, comportándose de la manera adecuada.” Arnoldo Janssen

REFLEXIÓN

Una vez más las palabras conmovedoras de María se nos presentan como modelo de la aceptación total a la voluntad de Dios. Él hace de su humilde servidora la Madre de aquél que será, a la vez, el servidor anunciado por los profetas (Is 42,1; 50, 1; 52, 13) y el Hijo (Hb 1). Hoy el mundo se alegra con la fiesta de su patrona y modelo, se alegra porque encuentra en ella la imagen de la nueva vida que va surgiendo en múltiples manifestaciones que irradian nuestro carisma en los diversos continentes, bajo nuevos estilos y en nuevas presencias. Es una alegría encontrar tantos grupos de laicos comprometidos que comparten la misión junto a nosotros. En el Barrio La Paz, zona marginal de la ciudad de Bogotá, Colombia, un grupo de unos 10 laicos llevan adelante una obra social en la que animan diversas labores de promoción y acompañamiento de la comunidad en servicios como la educación, salud, modistería, evangelización y catequesis, trabajo con niños y ancianos. La fiesta de hoy es manifestación de una obra que va más allá de las propias fronteras y que lleva el anuncio gozoso de un Sí a esos lugares donde el anuncio del evangelio se hace cada vez más necesario, especialmente entre los niños y jóvenes más pobres. En el gozo de este día oremos por todos los grupos y personas laicas que conocemos y que comparten la misión junto a nosotros... hagamos inclusive mención explícita de ellos... También oremos por las provincias con nuevos estilos de organización y de trabajo en los cuales los laicos buscan dar respuestas generosas. Demos gracias a Dios por esos nuevos signos de vida y pidamos a María que siga siendo la fuente de inspiración para que seamos testigos de los valores del Reino a través del carisma Verbita.

SABIDURÍA Y JUSTICIA

“El lugar y el papel de la mujer tanto en la Iglesia como en la sociedad civil, particularmente su participación en la toma de decisiones, constituyen otro campo de nuestra preocupación. Nos comprometemos a defender los derechos de igualdad entre las mujeres y los hombres. También queremos proseguir nuestros esfuerzos de trabajar en forma más unida con nuestras congregaciones hermanas, las misioneras Siervas del Espíritu Santo y las Siervas del Espíritu Santo de la Adoración Perpetua. Resolvemos extender nuestra cooperación con las mujeres (religiosas o laicas) más allá de nuestros objetivos de familia del Beato Arnoldo.” (Del último Capítulo General 2000, No.85)

ORACIÓN DE ADVIENTO

Señor,
Que venga tu Reino y que se haga tu voluntad:
Cuando optamos por luchar contra las complicaciones de este mundo
Y optamos por enfrentar la codicia y el deseo de poder que existe en
Nosotros mismos, en nuestro país y en la comunidad global.
Que venga tu Reino en este tiempo de Adviento.
Amén.

10 de Diciembre
‘TRAS ESOS PEQUEÑITOS...’
DIA DE LOS DERECHOS HUMANOS

PALABRA DE DIOS

“Y si logra encontrarla, yo les digo que ésta le dará más alegría que
Las noventa y nueve que no se extraviaron. Pasa lo mismo donde el
Padre de ustedes, el Padre del Cielo: allá no quieren que se pierda ni
Tan sólo uno de estos pequeñitos”. (Mt. 18, 12-14)

ORACIÓN COMUNITARIA
ORANDO CON LOS PUEBLOS DE LAS AMÉRICAS

Crea en mí, Dios, un corazón puro,
Renueva un espíritu firme dentro de mí.
Crea en mí un corazón puro, abierto y receptivo,
Para que pueda abrazar los múltiples caminos que escoges
Para visitar mi vida a través de los pueblos de las Américas.
Crea en mí un corazón puro,
Liberado del desorden de las seducciones modernas,
Para que pueda disfrutar la belleza de las cosas sencillas de la vida
Y apreciar los dones que, con facilidad, suelo dar por descontados.
Crea en mí un corazón puro,
Purificado de prejuicios de cultura, nación, tribu o tradición,
Que me lleve hacia todos, como hermanos y hermanas.
Crea en mí un corazón puro,
Limpio de toda ocupación frenética,
Para que tenga tiempo para vivir contigo
En el espacio oyente de la soledad y el silencio,
Como tantas personas de las aldeas
Y montañas de las Américas.
Gloria al Padre, y al Hijo y al Espíritu Santo...

PALABRAS DE NUESTROS SANTOS

“Queremos intentar vivir desde la plenitud de la fe y queremos por ello poner en primer lugar la veneración de la Santísima Trinidad y de las distintas personas divinas.” Arnoldo Janssen

REFLEXIÓN

Estamos en una jornada que encierra un gran significado para toda la humanidad y obviamente para nuestro mundo. La comparación de las cien ovejas y aquella que se pierde y que es rescatada por el buen pastor, es la invitación a pensar en todos esos “pequeñitos” con los que nos encontramos diariamente en la calle, en nuestro trabajo, les vemos en la televisión, o leemos de ellos en los periódicos y revistas... muchas veces maltratados en sus derechos como personas. Una jornada como la de hoy nos lleva a pensar en todos esos pueblos y naciones especialmente del tercer mundo, donde las injusticias de todo tipo condenan a los seres humanos a sufrir flagelos como el hambre, la violencia, la tortura, la muerte. Los pueblos indígenas han sido fuertemente golpeados a lo largo de la historia por el olvido y la falta de oportunidades para su crecimiento y el desarrollo de sus propios valores. Uno de los ejemplos más bellos en la lucha a favor de los derechos humanos, la paz y los derechos específicos de los pueblos indígenas ha sido el de RIGOBERTA MENCHU TUM, líder Guatemalteca, quien sufrió de niña los rigores de la represión hacia su pueblo y su familia, y que a lo largo de las dos últimas décadas ha sido, en diversos ambientes, una voz profética sobre la condición de los pueblos indígenas en Guatemala y América Central. Premio Nóbel de la Paz en 1992 y premio Príncipe de Asturias en 1998, Rigoberta ha sido testimonio vivo de un pueblo que busca la justicia y la liberación. Sea este el momento para recordar y presentar al Señor la vida de Nuestros cohermanos que comparten su misión de ser testigos del evangelio junto a los pueblos indígenas en América Latina. Su presencia se ha extendido en diversas naciones: México, Colombia, Ecuador, Bolivia, Paraguay, Argentina. Oremos así mismo para que la misión que se realiza entre los pueblos indígenas en tantos lugares del mundo, sea una semilla de esperanza para todos estos pequeñitos del Evangelio que el Buen Pastor nos invita a buscar, para construir con ellos un mundo más justo y humano.

SABIDURÍA Y JUSTICIA

“Incluso en los momentos más difíciles,
en las situaciones más duras y complejas,
he sido capaz de soñar con un futuro más hermoso.”
Rigoberta Menchú Tum, Guatemala.

ORACIÓN DE ADVIENTO

Señor, danos hoy nuestro pan de cada día;
Un pan que estamos invitados a compartir,
El pan que nos diste en abundancia
Y que debemos distribuirlo equitativamente,
Dando seguridad a todos.
Que venga tu Reino en este tiempo de Adviento.
Amén.

12 de diciembre
FIESTA DE NUESTRA SEÑORA DE GUADALUPE,
PATRONA DE AMÉRICA LATINA Y LAS FILIPINAS.

PALABRA DE DIOS

“Proclama mi alma la grandeza del Señor,
Porque ha mostrado su misericordia a todas las generaciones,
Exaltando a los humildes y colmando de bienes a los hambrientos” (Lc. 1, 46-56).

ORACIÓN COMUNITARIA
ORACIÓN A NUESTRA SEÑORA DEL UNICO MUNDO

Hermana peregrina de los Pobres de Yahvé,
Profetisa de los pobres libertados, Madre del único Mundo,
Madre de todos los hombres y mujeres de este mundo único
Porque eres la Madre del Dios hecho carne.
Con todos los que creen en Cristo
Y con todos aquellos que de algún modo buscan su Reino,
Te llamamos a Ti, Madre, para que le hables por todos nosotros.
Pídele, a El que se hizo Pobre
Para comunicarnos las riquezas de su Amor,
Que su Iglesia se despoje, sin subterfugios, de toda otra riqueza.
A El, que murió en la Cruz para salvar a los hombres y mujeres,
Pídele que nosotros, sus discípulos, sepamos vivir y morir
Por la total liberación de nuestros hermanos y hermanas.
Pídele que nos devore el hambre y la sed de aquella Justicia
Que despoja y redime.
A El, que derribó el muro de la separación,
Pídele que todos los que llevamos el sello de su Nombre
Busquemos de hecho, por encima de todo lo que divide,
Aquella unidad reclamada por Él mismo en testamento,
Y que sólo es posible en la libertad de los hijos e hijas de Dios.
Pídele, a Él, que vive Resucitado junto al Padre,
Que nos comunique la fuerza jubilosa de su Espíritu
Para que sepamos vencer el egoísmo, la rutina y el miedo.
Mujer campesina y obrera, nacida en un pueblo
Y martirizada por el legalismo y la hipocresía:
Enséñanos a leer sinceramente el Evangelio de Jesús
Y a traducirlo en la vida con todas sus revolucionarias consecuencias,
En el espíritu radical de las Bienaventuranzas
Y en el riesgo total del Amor que sabe dar la vida por los que ama.
Por Jesucristo, tu Hijo, El Hijo de Dios, nuestro Hermano.
(Pedro Casaldáliga)

PALABRAS DE NUESTROS SANTOS

“No las oraciones largas, sino las acciones generosas son lo que conmueven el corazón de Dios.” Arnold Janssen

REFLEXIÓN

En la tradición de la Iglesia Latinoamericana la fiesta de hoy recuerda, sin lugar a dudas, una de las páginas más bellas y conmovedoras de las manifestaciones de María a sus pequeños hijos. La aparición en el monte Tepeyac, en los inicios de la conquista Española en México, constituye un momento importante en lo que será la presencia de María en la evangelización del continente. María es la mujer mestiza que salió al encuentro del pueblo indígena y se presentó como su madre tierna y solidaria en medio del sufrimiento y el dolor causados por el sometimiento y la esclavitud. Inspirados en la Madre de Guadalupe hoy podemos recordar y orar por todas las mujeres a lo largo y ancho del continente latinoamericano que han tenido que sufrir la desaparición y muerte de sus hijos y seres queridos: Recordemos a las madres de la plaza de mayo en Argentina; a las madres de los desaparecidos en la época de la dictadura en Chile; a las madres de muertos y secuestrados por la violencia en Colombia; a las madres de desaparecidos en Nicaragua, El Salvador y Guatemala; a las mujeres que son perseguidas, torturadas y exiliadas por denunciar los atropellos a los derechos humanos; a las mujeres despojadas de sus tierras en Brasil; a las mujeres que no encuentran otra salida que la prostitución o el crimen para poder alimentar a sus hijos. La memoria de Guadalupe es una invitación a seguir impulsando todos los esfuerzos que buscan la promoción y la dignificación para la mujer. Pensemos en aquellos que hemos conocido o de los cuales nos han hablado. Así mismo hagamos memoria de todas las mujeres que trabajan. Demos gracias a Dios por ellas y por el testimonio de tantas mujeres que, inspiradas en María de Guadalupe, abren su corazón para escuchar los gritos y clamores de sus hijos y comunidades.

SABIDURÍA Y JUSTICIA

“De manera predilecta veneramos a María, Virgen y Madre. Llena del Espíritu Santo fue elegida para llevar la palabra divina a los hombres y para participar en su obra de salvación. Es para nosotros ejemplo de una escucha fiel y una respuesta generosa a la palabra de Dios y nos ayudará a llevar a los hombres el Verbo Divino.” (Const. 406).

ORACIÓN DE ADVIENTO

Señor, no nos dejes caer en la tentación;
la tentación de cerrar nuestra mente, nuestros oídos y ojos
a los sistemas globales injustos que producen
abismos crecientes entre ricos y pobres;
la tentación de pensar que es demasiado difícil
crear alternativas más justas.
Que venga tu Reino en este Adviento. Amén.

15 de diciembre
‘SEGUIMOS EN CAMINO’

PALABRA DE DIOS

“Yo soy tu Dios y te enseño lo que te es provechoso, indicándote el
camino que debes seguir”. (Is. 48, 17)

ORACIÓN COMUNITARIA

Venimos ante ti, Señor, compartiendo la misión confiada a nosotros.
Sabemos lo que tenemos que hacer...
plantar semillas que un día crecerán.
Regamos las semillas ya plantadas
en los corazones de las personas de nuestras comunidades.
Sabemos que no lo podemos hacer todo y nos sentimos liberados al aceptarlo.
Escuchamos tu llamada, Señor,
A hacer algo y a hacerlo lo mejor que sepamos.
Somos obreros, No maestros de obra, servidores y no Mesías.
Somos profetas de un futuro que no será el nuestro,
No veremos los resultados finales.
Te pedimos que también nosotros, tengamos corazones sin fronteras.
Levantamos nuestro corazón hacia ti, en unión con Jesús y con
Nuestra Buena Madre, María, en solidaridad con todos
Los necesitados de este tiempo. Amén.
(Oración compuesta, en parte, con palabras de monseñor Oscar Romero)

PALABRAS DE NUESTROS SANTOS

“Si percibes errores en una comunidad, ve también el bien que allí sucede y ten confianza.” Arnoldo Janssen

REFLEXIÓN

Su entusiasmo y energía impactaban desde el primer momento a quienes lo conocían. Acostumbraba a ingresar en los salones de clase, y compartía con la misma dulzura tanto los cuentos tiernos de los más pequeñitos como las historias de sus recorridos y viajes con los que se encontraban próximos a terminar su aventura escolar. Siempre tenía una palabra de aliento y esperanza para los chicos y en sus labios se traducía la devoción por María Santísima. En sus últimos años, una preocupación constante por los hermanos jóvenes se manifestaba en su acogida alegre, la sonrisa en los labios, la mano en el hombro y su frase de cabecera “Hermanito, siéntase orgulloso de ser un hijo de Dios”. Me enteré de su muerte estando muy lejos de él, pero cuentan que a su funeral asistieron muchos de aquellos cuyas vidas fueron marcadas positivamente por su presencia y que guardarán de él un recuerdo fresco y cercano.

Como él, son innumerables los ejemplos de nuestros queridos hermanos mayores que han permanecido fieles a lo largo de su vida al camino que un día, desde muy jóvenes, quisieron emprender. Ellos son un hermoso ejemplo de constancia en medio de las dificultades,

De entrega generosa ante diversos retos y de adaptación continua a los signos de los tiempos. Que este tiempo de adviento sea también un momento para orar por nuestros hermanos mayores y con su vida y testimonio... pensemos en los hermanos mayores de nuestra propia comunidad, en aquellos que se encuentran en las casas de descanso, o en aquellos que recientemente han entregado su vida al Padre. Alabemos a Dios por el don de sus vidas y que su ejemplo se constituya en estímulo de nuestra propia perseverancia y fidelidad a la vocación que el Señor nos ha invitado a seguir.

SABIDURÍA Y JUSTICIA

“Cristo nos anunció a Dios como el Dios de la vida y del futuro. Él mismo es la Resurrección y la Vida (v. Jn 11,25). Los quebrantos de la enfermedad y de la edad avanzada nos llevan a experimentar con mayor profundidad el misterio de sus sufrimientos y de su muerte. En la paciente aceptación de estas limitaciones se completa nuestra conformación a Cristo y se acrecienta nuestra esperanza de un cielo nuevo y una tierra nueva.” Constitución 413

ORACIÓN DE ADVIENTO

Señor, líbranos del mal:
El mal de un mundo donde la violencia ocurre en tu nombre,
Donde la riqueza de unos pocos es más importante que los derechos económicos de todos,
Donde las puertas y barreras entre los pueblos son muy difíciles de derribar. Que venga tu Reino en este Adviento. Amén.

17 de diciembre
‘LA FE QUE MUEVE A LA SOLIDARIDAD’

PALABRA DE DIOS

“Les aseguro que en Israel no he encontrado tanta fe” (Mt 8,10)

ORACIÓN COMUNITARIA

Padre, haz que mis ojos vean lo que Tú ves.
Haz que mis oídos oigan el estruendo de tu voz en las ondas de lo creado.
Haz que mi hablar sea un baño de palabras de néctar, que se viertan sobre personas llenas de amargura.
Haz que mis labios sólo canten los cantos de tu amor y tu alegría.
Padre amado, realiza por medio de mí la obra de la verdad.
Ten mis manos ocupadas en servir a todos los hombres y mujeres.
Haz que mi voz esparza de continuo semillas de amor para Ti en el terreno de los hombres y mujeres que te buscan.
Haz que mis pies avancen siempre.
DAME TU FUERZA por el camino de la justicia.
Guíame de mi ignorancia a tu luz.
Padre, mueve mi corazón y hazme sentir simpatía por todas las criaturas vivientes.
Que tu Palabra sea Maestra de la mía.
Piensa con mis pensamientos, porque mis pensamientos son tus pensamientos, mi mano es tu mano, mis pies son tus pies, mi vida es tu fuerza para hacer justicia entre los hombres y mujeres. (P. Yoganada)

PALABRAS DE NUESTROS SANTOS

“Sólo el amor puede agrandar el corazón humano.” Arnoldo Janssen

REFLEXIÓN

Martín y sus amigos sudaban copiosamente, y no podía ser de otra forma. Habían cargado sobre sus hombros aquel transformador durante unas dos horas, montaña arriba, hasta llegar a casa. Martín me había dicho unas noches antes en su casa, sentados en el suelo, a la luz de una vela: “Si Dios quiere, para Navidad tendremos luz eléctrica”. Martín y sus amigos son indígenas de la etnia maya-quiché y su comunidad se encuentra en lo alto de una montaña donde el servicio de agua potable es escaso y donde, al iniciar el tercer milenio, el siglo de la alta tecnología y del mercado global, sus habitantes no tienen acceso al servicio de energía eléctrica. El compromiso de Martín con su pueblo hizo que comenzara a visitar personas y enviar solicitudes y que promoviera la organización de su comunidad. Él también es catequista y encuentra en su fe la fuerza para gastarse en favor de su propia gente. Ni las seis horas de camino que a veces tuvo que recorrer cada día para hacer gestiones, ni las muchas negativas a las que tuvo que enfrentarse le hicieron desistir... “Primero Dios”...

Muchas personas claudican fácilmente ante las dificultades... Dejan que el miedo las paralice... Quizá nosotros mismos hemos vivido esa experiencia. Sin embargo, el Señor nos invita a vivir de la fe, la fe verdadera que mueve a la solidaridad y al compromiso con quienes me rodean, la fe que sana nuestras parálisis...

Presentemos al Señor personas y grupos concretos que conocemos, que están comprometidos en la transformación de nuestra sociedad y que lo hacen movidos por su fe en Jesús. Puede ser que lo hagan calladamente, como Martín, lejos de las pantallas de televisión o de los titulares de los periódicos, o puede ser que sean muy conocidos.

Pensemos en las ONG como VIVAT que van surgiendo en el mundo y que quieren ser un nuevo aporte a esta transformación. Demos gracias al Señor por estas personas y grupos y demos gracias también por la forma en que nuestra propia comunidad está comprometida en favor de los pobres y necesitados que viven cerca de nosotros. Pidamos fe y valentía para seguir dando nuevos pasos en el compromiso solidario que, desde lo pequeño, quiere construir un mundo más justo y más humano.

SABIDURÍA Y JUSTICIA

“Y, ¿cómo no referirnos a Latinoamérica, a la cual nos sentimos siempre tan cercanos? En algunos países de este gran continente, la persistencia de desigualdades sociales, el tráfico de drogas, fenómenos de corrupción y violencia armada pueden poner en peligro las bases de la democracia y desacreditar a la clase política. …Quiero invitar insistentemente a los habitantes de Latinoamérica a mantener viva la esperanza en medio de las dificultades actuales, siendo conscientes de que, al contar con tantos recursos humanos y naturales, la situación presente no es irreversible y que se puede superar con la colaboración de todos. Por eso, es necesario dejar de lado los intereses privados o partidistas y promover por todos los medios legítimos el interés de la Nación, con la recuperación de los valores morales, el diálogo franco y abierto, y la renuncia de lo superfluo en favor de aquéllos que sufren todo tipo de necesidad. Con este espíritu, es preciso tener en cuenta que la acción política es ante todo un noble, austero y generoso servicio a la comunidad".
Juan Pablo II, Discurso a los Miembros del Cuerpo Diplomático, 10 de enero de 2002.

ORACIÓN DE ADVIENTO

Señor Jesús, mientras nos preparamos para la Navidad,
desata suavemente en nosotros, la sencillez y el silencio del pesebre.
Amén.

19 de diciembre
‘ABRIR LOS OJOS’

PALABRA DE DIOS

“Al llegar a la casa se le acercaron dos ciegos y Jesús les dijo: ¿Creen Que puedo hacerlo? Contestaron: Sí, Señor. Entonces les tocó los ojos diciendo: Que suceda conforme a su fe. Y se les abrieron los ojos.” (Mt. 9, 28-29)

PALABRAS DE NUESTROS SANTOS

“De entre todos los lugares del mundo, aquel en el que Dios me quiera tener es el mejor de todos ellos.” José Freinademetz

ORACIÓN COMUNITARIA

En las palabras de la Plegaria Eucarística por la Asamblea, decimos:
“Abre nuestros ojos para que veamos a todos los que viven en angustia.
Inspira en nosotros palabras de verdad cuando nos encontramos con aquellos hermanos nuestros que están solos y abandonados.
Infúndenos aliento para que asistamos en fraternidad a los que viven en la miseria y la opresión.
Haz de tu Iglesia un lugar de verdad y libertad, de justicia y de paz, para que todos los hombres hallen en ella un motivo de esperanza”.

REFLEXIÓN

Gregoria es una señora indígena que tiene más de cuarenta años y que, como nunca tuvo la oportunidad de ir a la escuela, no sabe leer ni escribir. El año pasado, la Comisión de Educación de su diócesis lanzó un programa de alfabetización bilingüe para adultos y doña Gregoria se inscribió. Quienes han trabajado en alfabetización en Latinoamérica saben que la inscripción, aunque es un gran paso, no es tan importante como el poder continuar. Doña Gregoria debía caminar, descalza, al menos una hora a través de las montañas para llegar a la casa donde se reunía el grupo... y éste se reunía dos veces por semana... Ella no se desanimó. Recuerdo sus ojos concentrados profundamente tratando de descifrar las letras escritas en la pizarra: “m... a... m... á...” y su sonrisa cuando terminaba de leer cada palabra. Y recuerdo a aquel grupo de más de cuarenta hombres y mujeres indígenas que terminaron el programa y se reunieron para clausurarlo con diferentes actividades en las que pudieron compartir su nuevas habilidades... Ellos y ellas habían decidido abrir los ojos, fortalecer la conciencia de su propia dignidad, acrecentar su autonomía para pronunciar su propia palabra... Muchísimas personas en Latinoamérica y en el mundo entero desean fervientemente abrir los ojos, expresar su palabra, hacer valer su dignidad de hijos e hijas del Padre. Nosotros estamos llamados a propiciar situaciones en las que esto sea posible. Nuestra tradición educativa, nuestros recursos, nuestra propia vida, pueden ayudar a comprometernos con estos hermanos y hermanas nuestros que desean ver y vivir en el mundo con plenitud. Demos gracias por la forma en que nuestras provincias y nuestras Comunidades han sido capaces de ayudar a abrir los ojos de quienes quieren ver, especialmente de las personas más necesitadas. Pidamos que nuestros ojos nunca se cierren a la necesidad de quienes están a nuestro lado pasando necesidad. Pongamos en las manos del Señor nuestro deseo de compromiso y pidamos la fuerza para realizarlo.

SABIDURÍA Y JUSTICIA

“La vida consagrada quiere reflexionar sobre los propios carismas y sobre las propias tradiciones, para ponerlos también al servicio de las nuevas fronteras de la evangelización. Se trata de estar cerca de los pobres, de los ancianos, de los tóxico dependientes, de los enfermos de SIDA, de los desterrados, de las personas que padecen toda clase de sufrimientos por su realidad particular. Con una atención centrada en el cambio de modelos, porque no se cree suficiente la asistencia, se busca erradicar las causas en las que tiene su origen esa necesidad. La pobreza de los pueblos está causada por la ambición y por la indiferencia de muchos y por las estructuras de pecado que deben ser eliminadas, también con un compromiso serio en el campo de la educación.”
Congregación para los Institutos de Vida Consagrada y las Sociedades de Vida Apostólica, Caminar desde Cristo: Un renovado compromiso de la Vida Consagrada en el Tercer Milenio, Instrucción, 36. 14 de Junio de 2002.

ORACIÓN DE ADVIENTO

Señor, durante este Adviento, buscamos solidarizarnos
con aquellos con quienes vivimos con aquellos cuyas vidas están sumidas en el dolor y contigo, Niño que espera nacer en un pesebre. Amén.

22 de diciembre
‘Dia de la muerte de Chico Mendes” ‘¡NO TEMAN!’

PALABRA DE DIOS

“No tengas miedo, María, porque has encontrado gracia ante Dios” (Lc 1, 30).

ORACIÓN COMUNITARIA - Lucas 1, 46-54

María dijo entonces:
Proclama mi alma la grandeza del Señor,
Y mi espíritu se alegra en Dios mi Salvador,
Porque se fijó en su humilde esclava,
Y desde ahora todas las generaciones me dirán feliz.
El Poderoso ha hecho grandes cosas por mí:
¡Santo es su Nombre!
Muestra su misericordia siglo tras siglo
A todos aquellos que viven en su presencia.
Dio un golpe con todo su poder:
Deshizo a los soberbios y sus planes.
Derribó a los poderosos de sus tronos
Y exaltó a los humildes.
Colmó de bienes a los hambrientos,
Y despidió a los ricos con las manos vacías.
Socorrió a Israel, su siervo,
Se acordó de su misericordia.

PALABRAS DE NUESTROS SANTOS

“Para la gracia del Espíritu Santo ningún esfuerzo llega tarde. Tomemos con ambas manos la regla de la Comunidad como algo que nos es dado por Dios mismo. No temamos los sacrificios que su fiel cumplimiento exija de nosotros.” José Freinademetz

REFLEXIÓN

El miedo es, a menudo, nuestra primera reacción cuando somos llamados a algo que va más allá de nuestras actividades ordinarias. Es un consuelo saber que María no fue la excepción. Muchos hombres y mujeres de América Latina han oído la llamada a seguir nuevos caminos de justicia y han tenido que superar sus miedos naturales. En 1988, en la ciudad de Xapuri, Estado de Acre, Brasil, el líder ecologista Francisco Mendes fue asesinado. Se le conocía mejor como Chico Mendes. No era un hombre rico, pues no tenía muchas posesiones y, sin embargo, tenía muchos ideales. Tampoco había hecho alianzas con gente poderosa o rica, estaba comprometido con su gente y con la tierra. Tenía esposa, hijos y un pequeño terreno cultivable. Gracias a la superación de sus miedos pudo comprometerse en defensa de la vida y de la causa ecológica, y por ello fue brutalmente asesinado por algunos terratenientes. La batalla de Chico contra la expropiación de las tierras campesinas era una amenaza contra sus intereses económicos. No hay duda de que también nosotros, en muchos lugares del mundo, hemos sido testigos de situaciones similares en las que vidas de personas justas han sido sacrificadas en nombre de un falso dios de la vida. Esas personas fueron silenciadas, pero aún nos quedan sus semillas de esperanza. Demos gracias por los signos de esperanza que hay entre nosotros. Recordemos en la oración a los miembros de las organizaciones que trabajan por la causa ecológica... Acudamos a María, nuestro Recurso Ordinario, y pongamos en sus manos nuestros miedos personales ante las acciones justas a las que nos sentimos llamados para defender la vida de las personas.

SABIDURÍA Y JUSTICIA

„Integridad de la creación. Reconocemos el desafío de trabajar por la integridad de la creación como uno de los campos más recientes de preocupación misionera. A la luz de la crisis ecológica contemporánea, nuestra preocupación por el bienestar de las generaciones por venir nos impulsa a trabajar por la preservación medio-ambiental y la adopción de un estilo de vida que testimonie la importancia que tiene la preocupación por el medio ambiente.” Mensaje del XV Capítulo General, 2000, No.82

ORACIÓN DE ADVIENTO

Dios que renuevas las cosas,
Oramos en este tiempo de Adviento
Para que un nuevo espíritu de interés por el otro
Se extienda por toda la tierra.
Que todas las naciones actúen en favor de tu creación,
Que se silencie el estruendo de las motosierras,
Se extinga la quema de los bosques,
Se purifique la contaminación del aire,
Se conserve la energía saludable,
Se contenga la marea de la polución;
De modo que nuestros hábitos destructivos
Se transformen en nuevas fuentes de vida.
Amén.