Divine Word Missionaries

Peace, Justice and Integrity Of Creation


JPIC

Addresses For G-8 Participants >>


Back to

JPIC Index

Members' Area

Site Map

Home


A: Miembros de la Coalición de Religiosos/as sobre Cancelación de la Deuda
Fecha: 12 de abril, 2007
De:

Cartas a los Miembros del G8

Queridos/as Hermanos y Hermanas en Cristo

En los últimos seis años nos hemos unido a muchos grupos, iglesias e individuos para pedir la cancelación de la injusta carga de la deuda que tienen algunos de los países más pobres de nuestro mundo. Anualmente, cuando los líderes de los países del G8 se reúnen para su cumbre, les hemos hecho llegar insistentemente nuestra voz, nuestra petición.
Les invitamos por tanto a uniros de nuevo a la campaña que realizaremos a través de las cartas. Este año es particularmente simbólico y significativo, ya que es otro año jubilar, el séptimo después del Jubileo del Milenio. Estamos, además, a mitad de camino hacia el 2015, año fijado para alcanzar los Objetivos de Desarrollo del Milenio.

En el 2007 conmemoramos también el 40 aniversario de la encíclica, «Populorum Progressio», del Papa Pablo VI. Al leer este documento escrito hace 40 años, podemos decir que ha sido y sigue siendo un “signo de los tiempos” en su fuerte llamado a actuar con justicia. Así afirma el Pontífice:

«Entiéndasenos bien: el presente estado de cosas ha de afrontarse con fortaleza, y han de combatirse y vencerse las injusticias que consigo lleva. El desarrollo exige cambios que se han de acometer con audacia para renovar completamente el estado actual. Con gran esfuerzo se ha de corregir y mejorar todo lo que pide urgente reforma.» (n. 32).

Esto es lo que os pedimos:

  1. Distribuir la carta para los líderes del G8 a los miembros de vuestras congregaciones y pedirles que la envíen a uno o más líderes del G8. (Ver en anexo nombres y direcciones)
  2. Animar a los miembros de vuestras congregaciones a que utilicen y divulguen el material de la campaña “Movilización para realizar un trabajo de ayuda en red. El mundo no puede esperar”, disponible en francés, inglés y español en el sitio web: http://www.make-aid-work.org/english/download.html. El material trae también una tarjeta para enviar al Gobierno Alemán, anfitrión este año de la reunión del G8.
  3. Leer la «Populorum Progressio» y discutir su importancia para nuestro tiempo.

Gracias por vuestra participación en esta importante campaña.

En solidaridad,

Miguel Heinz svd
Comité de Trabajo Justicia Económica de Caritas Internationalis, SEDOS, Promotores de Justicia y Paz, Integridad de la Creación, Comisión JPIC del USG/UISG.

[fecha]

Estimado/a [Participante del encuentro del GB en Alemania, 6-8 junio 2007]

Nosotros, miembros de la Coalición des los Religiosos y Religiosas contra la Deuda, un grupo de 83 congregaciones de hombres y de mujeres católicos, con Caritas Internationalis y sus 162 organizaciones miembros del mundo entero, unimos nuestras voces a las de los miembros de otros grupos para apelar de nuevo a los gobernantes de las naciones industriales las mas ricas de los G8 a anular la deuda de los países pobres en este año 2007, a medio camino del tiempo señalado para la realización de los Objetivos del Desarrollo del Milenio (2000-2015). Queremos recordarles que en el año 2000, los OMD fueron firmados por todos los países del G8. Les corresponde por tanto, ahora, a los miembros de ese G8 actuar para cumplir con este compromiso social y ético.
Según la tradición judeo-cristiana, el Año Sabático, Año del Jubileo, pide que cada siete años, las deudas sean anuladas y que todas las personas reducidas a la esclavitud a causa de su deuda, sean liberadas, a fin de restaurar así las relaciones de igualdad entre los miembros de la comunidad e impedir que se continúe una explotación que conduce a que los más ricos acumulen aun más riquezas a expensas de los pobres.

En este Año Sabático, consideramos la anulación de la deuda como un paso esencial hacia los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM), compromisos globales a reducir a la mitad para el año 2015, la extrema pobreza. La anulación de la deuda liberaría millares de dólares que podrían entonces, ser utilizados para financiar programas ligados a la realización de los ODM – para la educación, la protección materno infantil, la salud, el agua y su saneamiento.

La anulación de la deuda ha tenido ya un impacto positivo sobre numerosos países pobres. En Tanzania, los derechos de inscripción a la escuela han sido suprimidos, lo que ha permitido un aumento del 66%; en Mozambique, los niños serán en adelante vacunados gratuitamente; en Malí, 5000 profesores reciben ya un salario mensual – todo esto, como consecuencia de la anulación de la deuda.

La Canciller Alemana, Angela Merkel, huésped del encuentro de los G8 en Heiligendamm, Alemania, prometió colocar la pobreza en el mundo, como centro del programa de los G8 del 2007. Los invitamos insistentemente, como miembros del grupo de los G8 a hacer algo más que limitarse simplemente a aumentar la ayuda a los países pobres – consideren la anulación de la deuda como un imperativo, para que esta insoportable carga que continúa alimentando el ciclo de la enfermedad, del hambre y de la muerte, pueda ser suprimida.

Los invitamos con insistencia, como gobernantes de uno de los países de los G8 a aplicar las directivas de anulación de la deuda. Esta acción contribuirá a la realización de los Objetivos del Desarrollo del Milenio, un compromiso de reducir la pobreza y a dar de nuevo a cada persona una vida conforme a su dignidad de ser humano.

Sinceramente

Addresses For G-8 Participants >>