Parroquia en MISIÓN Nº5

Testimonio Diálogo Dimensiones

Secretariado SVD de Misiones - Roma - 9 de mayo de 2003

El XV SVD Capitulo General llamó a realizar un esfuerzo particular para aclarar y acrecentar el perfil misionero de las parroquias donde trabajamos. Este boletín electrónico ocasional comparte ideas, opiniones, recursos y esperanzas sobre el ministerio SVD en las parroquias.

En este boletín

1. INTRODUCCIÓN - Orientación para neomisioneros

2. PHS - Aprender a ser un MISIONERO parroquial

3. Aportes a Parroquia en MISIÓN
 


1. INTRODUCCIÓN - ORIENTACIÓN PARA NEOMISIONEROS

Año tras año nuestra Congregación ha sido bendecida con la profesión perpetua de muchos cohermanos jóvenes. ¡En los pasados cinco años el Consejo General ha asignado un promedio de 115 primeros destinos por año! Como resultado, no es de sorprenderse que el último Capítulo General enfatizara la importancia de tener excelentes programas de aprendizaje de lenguas y de inserción en las culturas para los nuevos misioneros.

Generalmente el programa de orientación para los cohermanos jóvenes incluye un tiempo en una parroquia. De hecho, aún en aquellas pocas provincias donde la SVD tiene poco o ningún trabajo parroquial, los cohermanos jóvenes son frecuentemente animados a pasar un tiempo en una parroquia dirigida por diocesanos o por otra congregación. Se percibe claramente que un beneficio que los cohermanos reciben al trabajar en las parroquias es la oportunidad de llegar a conocer muy bien a la gente del lugar.

¿Qué tipo de parroquia favorece este inicio de los neomisioneros? Lo que a mí me parece más importante es:

En tal caso, lo que comienza como programa de formación inicial puede madurar plenamente en el cotidiano servicio misionero.

Regresar al Índice

¤º°'°º¤ø,¸¸,ø¤º°'°º¤ø,¸¸,ø¤º°'°º¤ø,¸¸,ø¤º°'°º¤ø,¸¸,ø¤º°'°º¤

2. PHS - APRENDER A SER UN MISIONERO PARROQUIAL

Cyrus Mercado es un joven misionero SVD, ordenado en diciembre del 2001, y está ahora asignado al ministerio parroquial en Mindanao Central. Por sólo un año ha estado trabajando con Rudy Montadas,  un cohermano que trabajó anteriormente en Kenya.

Cyrus y Rudy trabajan en la Parroquia de la Inmaculada Concepción, fundada por la SVD en 1976 y que incluye cerca de 40,000 personas reunidas en 47 capellanías y la sede principal en Veruela, Agusan del Sur. Son todas comunidades dedicadas a sus campos aunque aún se lleva a cabo trabajo de explotación forestal. Algunos de los parroquianos son gente indígena, pero la mayoría son emigrantes de otras partes de Filipinas que llegaron en tiempos del régimen de Marcos.

Casi todas las personas de la zona se identifican como católicas, pero los que regularmente acuden a la Iglesia son sólo cerca del 20%. En esta parte de Mindanao casi no hay musulmanes pero sí otras Iglesias Cristianas. La mayoría de los indígenas practican su religiosidad tradicional basada en el cristianismo y las ideas religiosas indígenas.

El equipo pastoral, que incluye a las hermanas FMM recalca la formación de ministros laicos y la organización y animación de Comunidades Eclesiales de Base.

Entrevisté a Cyrus acerca de sus experiencias de adaptación en Mindanao, justo antes de sus primeras vacaciones tras un año de ministerio a tiempo completo. Cyrus es un "chico citadino" de Manila y esta trabajando en su propio país. ¡Pero es evidente que aprender a vivir en Mindanao le ha costado un gran esfuerzo de adaptación, incluso más del que hubiera necesitado para un destino "extranjero" como, p.ej., Los Ángeles, USA!

--------------------

¿En tu primer año en el ministerio parroquial, que experimentaste como sorprendente o inesperado?

Cyrus: Tuve que confiar mucho más en Dios y no tanto en mi formación, talentos o fortalezas. Necesité seguir aprendiendo que este trabajo no es mi misión, sino la misión de Dios.

¿Puedes decir un poco más, tal vez dar algún ejemplo de lo que quieres decir?

Cyrus: Antes de entrar al seminario, trabajé fuera por algunos años. Recuerdo que siempre quería que las cosas estuvieran bien, siempre quería tener el control de todo a mi alrededor. Ahora trato de tomarme tiempo para escuchar más, para tratar de entender lo que otras personas tratan de decirme.

¿Qué problemas has afrontado en tu proceso de adaptación a tu vida aquí en Mindanao?

Cyrus: Yo pienso que mi venida aquí es un caso típico del "Chico citadino de Manila encontrándose con la vida rural de Mindanao". En esta parroquia rural he tenido que caminar mucho de un lugar a otro. Me gusta eso, pero, aunque suene un tanto gracioso, no estoy acostumbrado a caminatas en el lodo. Calzaba grandes botas de hule y, a veces, mi bota se atascaba y mi pie se salía y la bota quedaba atrás. Con mi pie colgando cuidándome del lodo, me preguntaba cómo yo, un chico citadino, iba a saber que hacer en esa situación. Cuando estaba cansado y frustrado, sentía un poco de pena por mí mismo y me preguntaba: ¿Para qué estoy haciendo todo esto? ¿Qué he hecho de malo para merecer esto?

Tu vienes de Manila pero aquí se habla Visayan. ¿Cómo ha sido el aprendizaje de la lengua para ti?

Cyrus: Cuando llegué sólo sabía unas cuantas palabras en Visayan. Pero tuve la oportunidad de tener un par de meses de estudio formal de la lengua en la Ciudad de Davao que me ayudaron mucho. En los últimos meses he estado poniendo por escrito mis homilías y leyéndolas durante la misa. Siempre aprovecho a pedir a la gente que corrija lo que he escrito. Esto les ha dado una oportunidad de participar. Ellos se ríen algunas veces de mis errores, y yo aprendo a reír también. Les digo: "¡Si no entendiste mi homilía, al menos yo entendí un poco más lo que quería decir!"

¿Cómo te has adaptado en el cambio de la vida en el seminario a la vida aquí en el distrito con otros verbitas?

Cyrus: Desde luego que la mayoría de los cohermanos aquí son mayores que yo. Esto ha exigido una adaptación de mi parte. Es más fácil para mí estar con cohermanos jóvenes. Las personalidades son diferentes... Creo que estoy aprendiendo mucho acerca de la paciencia. Esto es diferente de estar en el seminario en Tagaytay. Ahí yo era un formando entre otros formandos en el contexto de un programa de formación. Pero aquí se me ha pedido asumir el cargo de tesorero del distrito. Esto es un poco extraño. Mientras trato de encontrar al camino correcto para tratar con mis cohermanos de igual a igual, soy en algunos sentidos un "pequeño igual" porque soy a la vez joven y recién llegado y también tengo un "cargo" en el distrito. Así que a veces me encuentro a mí mismo rezando: "Señor dame paciencia, ¡pero hazlo pronto!"

¿Tendrías algunas palabras para dirigir a otros cohermanos que están adaptándose a un nuevo lugar?

Cyrus: Dios permanece siempre y es el que me ha llamado a este lugar. Confío que cuento con su gracia. Realmente he aprendido mucho acerca de confiar en Dios en el último año. Otra cosa, ya que estamos aislados aquí, he encontrado de mucha ayuda el tener algún hobby. Me gusta tomar fotografías, especialmente de los bellos campos de cultivo de arroz de nuestra zona. Esto me ayuda a relajarme y a mantener el espíritu en alto.

De tener que agregar algo, creo que haría tres sugerencias:

Regresar al Índice

¤º°'°º¤ø,¸¸,ø¤º°'°º¤ø,¸¸,ø¤º°'°º¤ø,¸¸,ø¤º°'°º¤ø,¸¸,ø¤º°'°º¤

3. APORTES A Parroquia en MISIÓN

Parroquia en MISIÓN está dirigido primordialmente a los cohermanos SVD  que trabajan en el apostolado parroquial. También se envía a los superiores provinciales y regionales y a otros interesados en esta reflexión. Si Ud. supiera de alguien que quisiera recibirlo, por favor, mande un mensaje al editor, Tom Ascheman (svd.missec@verbodivino.it).

Si quiere aportar sus ideas para la publicación, está cordialmente invitado a hacerlo. Actualmente, el boletín se edita en inglés y castellano. Puede ser que algunos cohermanos quisieran una traducción a otro idioma. Si puede ayudar con la traducción, por favor mande un mensaje al editor. 

Regresar al Índice


Para suscribir y enviar avisos para la publicación, por favor, contacte a:

Tom Ascheman SVD
Secretario General de Misiones
svd.missec@verbodivino.it